Libro: Crónicas de la masonería en Cuenca

Un tiempo secreta, perseguida, combatida por la iglesia católica, la francmasonería o masonería motivaba inquitudes. Mucho podrá conocerse en “Crónicas de la masonería en Cuenca”, un libro con artículos de varios actores que será presentado este jueves, a las 19:00 horas, en la Ex-Escuela Central.

159
Agustín Valdiveso Pozo, gran maestro; y Alfonso Calderón Cordero, ex gran maestro. PSR

Un tiempo secreta, perseguida, combatida por la iglesia católica, la francmasonería o masonería motivaba inquitudes. Mucho podrá conocerse en “Crónicas de la masonería en Cuenca”, un libro con artículos de varios actores que será presentado este jueves, a las 19:00 horas, en la Ex-Escuela Central.

La Francmasonería es una institución universal, esencialmente filosófica, filantrópica, progresista, destinada a trabajar por el advenimiento de la justicia, de la solidaridad y de la paz universal”, señala este libro, compilación de artículos de varios autores, realizada por Alfonso Calderón Cordero.

Simón Valdivieso escribe que en Cuenca los principales jefes militares después de la independencia como Ignacio Torres, Guillermo Harris, Tomás de Heres, Arturo Sandes, Antonio Morales y Francisco Eugenio Tamariz fueron masones.

Hace más de un siglo atrás, la masonería fue vista como peligrosa probablemente porque propugnaba ideas de libertad, contrarias a una religión y sistema político único, con estados clericales, que entonces imperaban.

Para 1823 ya hubo en Cuenca una logia (agrupación) masónica, pero la primera que se estableció dentro de una orden fue en 1967, explican Calderón y Agustín Valdivieso Pozo.

Hoy es una institución fortalecida, en 18 logias y unos 500 miembros, sin considerar quienes se han retirado. Este grupo, antes caracterizados por la discreción, han decidido publicar ahora esta obra.(AVB)-(I)

DETALLE

En la ciudad hay tres grandes templos masónicos como el de la Gran Logia Distrital del Sur.