Reformas al código democracia

319

La Asamblea Nacional aprobó, por mayoría de votos, diversas reformas a los 160 artículos del Código de la Democracia, instrumento jurídico mediante el cual se rige el sistema democrático del país, y que, según los inspiradores de estas reformas, se requería de estas para mejorar aspectos sustanciales de este.
Entre los aspectos principales de estas reformas, que deberán ser ratificadas o negadas por el Ejecutivo, se encuentra la sustitución del Método D’Hondt, para la asignación de escaños, reemplazándolo por el denominado Método Webster. Algunas bancadas se opusieron sin embargo, a este cambio, por considerar que el método anterior garantizaba mayorías que pudieran gestionar un colectivo elegido democráticamente, en tanto con el nuevo método habría mayor dispersión, y la dificultad de conseguir mayorías. Sin embargo, este planteamiento es rebatido por los partidarios del Método Webster, porque garantiza de mejor manera la representación de minorías dentro de la Asamblea Nacional, Consejos Cantonales, y otros.
Otro aspecto digno de tomarse en cuenta en este conjunto de reformas es el mayor control que en adelante se ejercerá a los recursos destinados a la promoción de candidaturas, para que estos recursos sean bancarizados, evitando de esta manera casos como el de los aportes no registrados oficialmente, por lo general conseguidos mediante sistemas de corrupción, como el caso que se investiga hoy sobre los aportes en las campañas del anterior gobierno y sus candidatos.
En cuanto a la paridad de género en las listas o binomios, se prevé mediante las reformas que hasta el año 2025, sea progresiva la paridad de género, tanto en binomios para la Presidencia y Vicepresidencia de la República, como en las listas pluripersonales. Así se garantizaría en adelante, que la alternabilidad en las listas no resulte simplemente una especie de concesión, sino una obligación legal que todas las agrupaciones políticas deberán en adelante cumplir y respetar.