La Morenica: su imagen es luz

461
Esteban Pacurucu y Fray Armando Villalta muestran el traje que luce la Morenica del Rosario en la celebración del aniversario de coronación. PSR

Es la mujer vestida de sol, algo apocalíptico. Erguida, firme, confiada, tierna, buena. De contra-picado así se la ve señorial, dueña y ama del nicho grande del altar mayor de mármol. Una luna próxima a sus plantas, a sus pies, porque solo sus pies pisan la peana de plata hecha en 1932.

La Morenica del Rosario es majestuosa. La madre de Jesús, la patrona de Cuenca esculpida en cedro llegó de Sevilla, España, en 1559. Carlos V, emperador, mandó a esculpir tres imágenes con la advocación de la Virgen del Rosario para lo que hoy es Ecuador, una para Quito, otra para Cuenca y una tercera que no llegó a su destino Guayaquil.

Morenica-Morenita

Morenica, así la dijo Honorato Vázquez con versos de exaltación que nacieron en enero de 1882, un poema que emergió en momentos de éxtasis, de amor profundo. Honorato escribió: “Morenica mi vecina/ Morenica del Rosario”. ¿Por qué le dijo Morenica? Porque ella es más trigueña, porque ella es más morena.

Reina y señora que viste de dorado, de morado, de blanco, de amarillo, de rojo. Su mirada es luz, es fe. Más arriba de su nicho solo su hijo, y sobre el hijo el padre. Junto, a ella en la calle derecha del altar mayor Santo Domingo de Guzmán; en la izquierda San Francisco de Asís. Más abajo en el segundo cuerpo de aquel altar, a la derecha Santa Catalina de Siena, y a la izquierda Santa Rosa de Lima.

Ella, la Morenica, sabe las necesidades de los fieles, a ella le encomiendan milagros, a ella le dicen: “gracias madre”. El altar es un espacio de arte, hay escultura, arquitectura, pintura. Las paredes de los costados muy cerca del altar mayor exaltan el dolor y el valor de María. Fray Enrique Mideros pintó a la izquierda, el descendimiento de Jesús de la Cruz y a la derecha el traslado del cuerpo de Jesús al sepulcro. Mideros, un modesto Mideros, que plasmó su firma muy cerca del rostro de la virgen donde casi nadie pudiera leer.

El vestuario de la reina

A la Morenica se la viste de estrellas, de lunas, de cielo y de flores. Un clóset especial y un arcón custodiado por San Miguel Arcángel acogen los trajes delicados y elegantes de la virgen. Las prendas son muchas, algunas tienen siglos, otras son de inicio y de finales del siglo XX. ¿Quién los hizo? Los más antiguos no se sabe, dicen que fueron las monjas; los más recientes Julia Chica, ella sabe cómo vestir la imagen de 1.82 metros de estatura.

Vestimentas grandes, de mucho brillo, bastante pesadas. Están hechas en seda, en terciopelo, en damasco, tienen brocados, estrellas, pedrería. Hay que ver, el “imperial”, tremendo vestuario que, como lo dice Esteban Pacurucu, la Morenica lució el ocho de diciembre de 1933, el día de la coronación. Desde entonces y cada conmemoración de la coronación, la virgen luce su vestido de fiesta, de gloria.

Vestida de sol, así con dorado intenso es como luce antes de la fiesta la Virgen Morenica. PSR.

Un solo hombre no puede con el traje; pesa más de 60 libras, tiene cuatro metros de largo y casi ocho de ancho. La parte delantera está bordada en aplicación dorada sobre terciopelo de algodón y forrado con raso de seda, rematado con puntilla dorada de distintos tamaños. El manto posterior o sea la cola es de terciopelo dorado con estrellas de plata. Flecos dorados para un traje de fiesta hecho a la altura de la reina del cielo. Un vestido barroco.

Para Esteban no es problema abrir el arcón y sacar de las porta-trajes con las vestimentas de la virgen, piezas que forman parte del patrimonio cultural, histórico y religioso de la comunidad de los Padres Dominicanos de Cuenca.

Pero hay más, un traje blanco de tela con brillos y motivos de hojas y flores. Ese tiene 50 años y está confeccionado en damasco, bordado con hilos dorados, así al estilo imperial. Finas manos plasmaron flores diversas, tallos, hojas, puntadas muy finas, bien calculadas, se nota que allí no hay espacio para el error.

Las manos de Julia Chica y de Esteban visten a la virgen. Una pieza interior, sobre ella el vestido y luego, como es una reina, sobre ese vestido va la capa. Tres piezas conforman el ajuar completo de la Morenica, sobre eso se le pone un velo y por cierto la corona. Así como es el traje de la virgen es el traje de su hijo Jesús.

http://https://www.youtube.com/watch?v=1ATCzUGMTlc

Los colores y la liturgia

Es de ver como una cascada el velo blanco. El rostro rosado y trigueño de la virgen exalta pureza, sutileza. Cada traje lahace más bella, más reina. El color de la vestimenta de la Morenica está muy ligado a la liturgia de la iglesia.

Para recordar la fiesta de coronación, ella se viste de dorado y blanco; en diciembre, tiempo de adviento, el ajuar que luce es de color lila. En la Semana Santa, en el tiempo de cuaresma, ella se viste de morado. Para el tiempo ordinario se escogen trajes de tonos verdes, pero en los días de fiesta, la Morenica se viste de rojo.

El blanco es un color especial, a ella se la viste como una novia pura, hermosa, en épocas muy pero muy especiales: en la fiesta de la resurrección y en las fechas cuando se celebra la navidad.

Muchos trajes que son parte de la vestimenta de la Morenica son donados, otros mandados a confeccionar y los diseñados, confeccionados, por Julia Chica.

Pero la Morenica majestuosa del nicho del altar mayor no sale. Vestida de blanco con capa roja y velo, así salió la réplica. Cabellos largos, mirada al suelo, con el cetro dorado en la mano derecha y un rosario blanco que se sostiene en las dos palmas, así es la Morenica que abandona el templo para encontrarse con la gente, con las almas fieles. (BSG)-(I).

Una réplica de ella que luce capa roja y vestido blanco sale a la procesión para encontrarse con los devotos. PSR

Pintura
Mural

A las espaldas de la Morenica, detrás del altar mayor, hay un tesoro en pintura mural, obras de grandes maestros cuencanos de la plástica. Murales de Nicolás Vivar, datan de 1936. Los rosetones son de autoría de los recordados hermanos Auquilla y de José María Déleg. Esas propuestas se combinan con la destacada obra pictórica mural de Fray dominico Enrique Mideros. (I)

Oración
sencilla

El objetivo del Festival de las Luces y de la acción de fe que se realiza cada 8 de diciembre es predicar y sembrar en el corazón desde esta devoción sencilla que es la devoción de la Madre de Jesús con el rosario, con una oración sencilla que se la puede hacer en familia, en casa, dentro del hogar de una manera sencilla y humilde. (I)