Tras voluntariado hay rostros jóvenes

111
Voluntarios de la Cruz Roja que brindan su contingente y que a través del organismo se capacitan en diversas áreas. PSR

Cinco voluntarios de la Junta Provincial de la Cruz Roja del Azuay lanzan sus testimonios y en ellos expresan lo que significa ser voluntario del organismo. Los jóvenes toman la palabra y con motivo de celebrar el Día del Voluntario (5 de diciembre) se remontan a la historia, a 1863, cuando Henry Dunat junto con Moynier, Dufour, Appia y Maunoir, que conformaron el Comité de los cinco, dieron origen al Comité Internacional de la Cruz Roja; Media Luna Roja, en Medio Oriente

Cada joven es dueño de su versión, de su convicción de servicio. Lo común en ellos es la solidaridad y servicio a favor de la humanidad. Psicólogos, estudiantes de historia, de gestión de riesgos medicina, aquí la profesión no importa, en la Cruz Roja solo prevalece la atención y buena al prójimo.

Son tres años que María José Jaramillo está dentro del organismo. “Voy a ver cómo es. Ingresé. Hice buenos amigos y Cruz Roja es mi segunda familia”. La joven estudiante de gestión de riesgos habla de su experiencia: “nuestros compañeros estarán en las buenas y en las malas, recibimos capacitación, Cruz Roja es un gran movimiento. Hay que ir aprendiendo de las cosas que la vida nos da”.

Psicóloga de profesión, el voluntariado para Daniela Guamancela “es la ayuda voluntaria y desinteresada a los otros, sin recibir nada a cambio, la satisfacción de hacer una obra bien hecha. Tal como podemos salvar vidas, habrá veces que no se podrá, siempre queda el hecho de hacer todo lo que fue posible”.

Siempre y desde pequeño tengo la voluntad de ayudar, hay que obrar bien y en bien para que todos salga bien”. Esa es la voz de Francisco Carrera, joven que combina estudios de medicina con la acción de voluntario; los estudios son como el canal por donde direcciona su voluntariado. “La cruz siempre es un signo de ayuda”

Entre los estudios de historia y el símbolo de la cruz roja (cruz cuadrada) transcurren las horas de Gabriela Albarracín. “Tratamos de apoyar en operativos, guardias, el afán es servir a la comunidad en los cuatro programas, todos somos un equipo aquí recibimos capacitación, charlas”.

La cruz en el chaleco rojo o el mandil blanco, Ismael Chávez dice: “uno es voluntario porque le nace ayudar a las personas, sin recibir nada a cambio. Todo viene desde la formación de casa. Toda persona puede ser voluntaria, no importa etnia, religión, tendencia política. En gestión de riesgos todos están capacitados en primeros auxilios, atención pre hospitalaria, armado de un comando de incidentes de víctimas en masa entre otros”. (BSG)-(I).