Los sindicatos aumentan la presión a Macron con más manifestaciones anunciadas para el martes

144
Manifestantes sujetan una pancarta en la que se puede leer "revoltons-nous",(lit. vamos a rebelarnos), durante una protesta contra la reforma de las pensiones, madre de todas las reformas del presidente francés, Emmanuel Macron, este jueves en París (Francia). Las pensiones se someten desde ayer a la prueba de la calle con una huelga que, en los transportes y otros sectores que ven amenazados sus regímenes especiales, puede convertirse en indefinida y paralizar el país. EFE/ Ian Langsdon

Los sindicatos convocantes de la protesta contra la reforma de las pensiones del presidente francés, Emmanuel Macron, aumentaron este viernes la presión con una nueva jornada de acción y de manifestaciones el próximo martes.

La intersindical tomó esta decisión reforzada por la movilización masiva del jueves, cuando salieron a la calle en todo el país entre 800.000 personas, según la Policía, y 1,5 millones, según el sindicato CGT.

Hasta el martes deberían prolongarse las huelgas en el transporte, que, por segundo día consecutivo este viernes, perturbaron fuertemente la movilidad en Francia.

Las centrales de la entidad del transporte metropolitano RATP ya han advertido de que seguirán al menos hasta el lunes con unos paros que han dejado sin servicio la inmensa mayoría de las líneas de metro, autobús y tranvía de la capital.

Uno de los efectos visibles este viernes fueron los grandes atascos que desde primera hora de la mañana se formaron en los accesos a París, y que se tradujeron en un tráfico colapsado y muy lento en el interior de la ciudad.

El calendario de la intersindical está en relación directa con el del Ejecutivo. Su alto comisario para la reforma de las pensiones, Jean-Paul Delevoye, prevé cerrar la fase de concertación con los interlocutores sociales el lunes y ese mismo día podría hacer públicas sus conclusiones.

A continuación, será el primer ministro, Édouard Philippe, quien detallará el contenido de una reforma cuyo eje básico es unificar los 42 regímenes actuales en uno solo mediante un sistema por puntos en el que cada euro cotizado ofrecerá los mismos derechos en el momento de la jubilación.

En su comunicado, los sindicatos CGT, FO, FSU y Solidarios y tres organizaciones estudiantiles reafirmaron su rechazo a ese sistema, que en su opinión “conduciría a una rebaja de las pensiones y a tener que retrasar todavía más la edad de jubilación”.

Al término de la jornada del martes, volverán a reunirse para decidir sobre la continuidad de su movimiento. EFE