Letra de cambio, pagaré a la orden, cheque son analizados

Entre los panelistas estuvo Juan Carlos Cordero, Juan Carlos Cabrera, Santiago Jara, Juan Carlos López, Yuri Palomeque, entre otros.

245
Julia Elena Vázquez, jueza provincial; y, Gustavo Almeida, presidente del Colegio. ACR

Los “Títulos Valores en el nuevo Código de Comercio” son analizados desde el 2 de diciembre hasta hoy en el Colegio de Abogados del Azuay.

Los títulos son: cheque, pagaré a la orden, letra de cambio, facturas, compraventa con reserva de dominio y compraventa comercial de inmuebles, señala Gustavo Almeida, presidente del gremio.
Entre las panelistas, Julia Elena Vázquez, jueza provincial de la Sala Penal de la Corte, se enfocó en las “falsedades” que se pueden realizar por las personas en estos títulos.

Se refirió al delito de falsedades en instrumentos públicos y privados, específicamente como instrumento privado si bien el Código tiene una tipificación respecto de cómo se puede cometer ese delito, es necesiario, partiendo de que no todo lo que aparentemente puede ser un delito lo es, entonces es importante saber -dice la Jueza- los tipos de falsedad reconocidos en la Doctrina.

Esto es importante para diferenciar y saber cuándo realmente estamos ante un delito y cuando no estaremos ante una infracción penal, en la que el derecho penal no tendría que hacer nada.

¿Cuántos tipos de falsedades existen? doctrinariamente: falsedad material, biológica e ideal. La material, por ejemplo, en la letra de cambio una vez que este llenada, cualquier persona que tendría interés en que no se la cobre, podría falsear la firma del girador, fecha, tasa, intereses y vencimiento.

La ideológica trata, no en si al documento que ya está realizado, sino cuando se lo está contruyendo y se ingresan hechos falsos. La ideal es imitar un documento de un original o forjarlo.

¿Crece la tendencia de las falsedades? Vázquez precisa que no todo llega al sistema de justicia penal porque como tras estos delitos, si bien el bien jurídico se trata de la fe pública, es decir, de la confianza que tenemos cada ciudadano en ciertos documentos, en realidad no todo llega al sistema de justicia penal porque la gente puede arreglar, tratándose de intereses económicos. (ACR)-(I)