Entre plumas y ayahuasca III

CON SABOR A MORALEJA Bridget Gibbs Andrade

133

El ex vicepresidente Dahik, después de leer el “programa económico” de la CONAIE, sugirió lo siguiente: “Empiecen por casa: que todo indígena con más de 5 hectáreas de tierra entregue el 10 % de sus ingresos para los indígenas pobres y, los dueños de un tractor, lo presten sin costo al que no lo tiene”. Según las declaraciones del mandamás indígena, al que los medios de comunicación le dan una excesiva apertura e importancia como si fuera docto en materia económica y se expresara sensatamente generando propuestas viables e inteligentes, el país no perdió más de 3 mil millones durante el paro nacional. Es más, no perdió nada. ¿No ven que ordenó cerrar las llaves de los pozos petroleros para que el crudo quede bajo tierra y no se consuma? ¡Qué sapiencia la del señor y qué ignorancia más atrevida la nuestra! Técnicamente desconoce conceptos básicos de sistemas de extracción, bombeo y traslado de petróleo a refinería y puertos. Su estulticia bordea el límite de la insensatez…
No olvidemos que su profesor de economía fue Pablo Dávalos, pupilo de Ratael, el más buscado por la justicia ecuatoriana. Hace algunos días, el Departamento de Estado de EE.UU. actualizó la advertencia de viaje a nivel 4 (no viajar) para Ecuador, gracias a la inestabilidad que causó el vandalismo del mes de Octubre. Según el Einstein emplumado, no perdimos nada…
Quienes hacemos opinión, somos la voz de millones de ecuatorianos que durante diez años soportamos a un líder chabacano y soez, dueño del movimiento político al que los indígenas se unieron para desestabilizar al país. Sepan que el país entero no va a permitir otra explosión de vandalismo e insolencia y mucho menos la exaltación de íconos corruptos en un altar.
Los indígenas deben tener muy claro que usar plumas en la cabeza, pintarse la cara o llamarse “luz de luna, agua o cóndor”, no los convierte en seres inimputables. La ley es la misma para el de alpargata o el de corbata. La Fiscalía de Pichincha abrió un expediente y convocó a Vargas por cargos de subversión. No se presentó. Más bien opinó, desde su innata estulticia, que si no vendieron nada por Black Friday, técnicamente no perdieron porque la mercadería sigue ahí. Lean, pupilos de Ratael, que los libros no muerden.
No solo de plumas y ayahuasca vive el hombre, señores… (O)