La reducción de la brecha digital es un desafío en la ruralidad

1018

Dos de cada diez hogares del área rural tienen acceso a Internet, mientras en la zona urbana son cinco de cada diez. La última semana de noviembre, el Ministerio de Telecomunicaciones anunció una reducción de tarifas de este servicio con el fin de “poner el Internet al alcance de todos los ecuatorianos”.

Sin embargo, el costo no es la principal barrera para el acceso a Internet.
La brecha entre la población rural y urbana en cuanto al uso de las tecnologías de la información y la comunicación aún es amplia, de acuerdo con la última encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), que corresponde al 2018.

Por ejemplo, el porcentaje de personas que usó internet ese año en el sector rural es del 37,9 %, mientras en el área urbana fue del 64,4 %. El objetivo del Gobierno es alcanzar el 98 % de conectividad digital en el país hasta el 2021, para eso desarrolla el proyecto Internet para Todos.

Pero llevar las redes a todas las áreas rurales no es una misión fácil, explica Fabián Brito, subgerente de Telecomunicaciones de ETAPA EP. La dispersión de las viviendas y la geografía de las zonas rurales complican las instalaciones tecnológicas en estos sectores, es por eso que no todas las operadoras ofrecen sus servicios en ciertos sectores de las parroquias rurales, sobre todo los más alejados.

Brito, quien también fue intendente regional de Telecomunicaciones, explica que, incluso, superando esas barreras, “hay áreas rurales a las que realmente no se puede llegar”. Por ejemplo, en Cuenca menciona al Parque Nacional Cajas, Molleturo, Chaucha, en donde hay comunidades ubicadas a distancias muy lejanas y con pocas viviendas, lo que hace que la instalación de redes sea más difícil y costosa, así como la operación y el mantenimiento.

Por ello, explica que la inversión en la infraestructura es indispensable para cumplir esas metas. Para solventar esos inconvenientes, en el Plan Internet para Todos se contempla que tres operadoras telefónicas: Claro, CNT y Telefónica compartan infraestructura, es decir, las antenas que antes eran individuales ahora serán compartidas por las tres compañías y las que sobren serán colocadas en los lugares donde no exista conectividad. Además, por decreto ejecutivo, la Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC), debe distribuir internet a través de fibra óptica.

Hay otro aspecto que se debe tomar en cuenta cuando se piensa en mejorar la conectividad: la alfabetización digital, sostiene Juan Pablo Bermeo, docente de la Carrera de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica Salesiana. “Si las personas tienen más acceso, hay que enseñarles a usar la tecnología”, expresa. (JBA)-(I)