Exposición “Seis cuartos” permite interactuar con el público

17

En el Museo de Arte Moderno de Cuenca se está realizando la exposición “Seis cuartos”, que es un proyecto que desarrollaron Yair Gárate y Gabriela Vázquez, directora del Museo, que tiene la dinámica de trabajar con artistas jóvenes, en su mayoría cuencanos, para ayudar a visibilizarlos dentro del medio del arte contemporáneo.

Yair Gárate, cocurador contó que se hizo una selección de proyectos, vieron exposiciones, asistieron a muestras y analizaron dossiers para elegir qué se puede mostrar. Todas las obras en su mayoría no fueron expuestas antes, algunas incluso fueron producidas para esta exposición, dijo.

La dinámica que hace distinta a esta muestra, es que plantearon a los artistas que presenten un 70% de la obra acabada para la inauguración, y el 30% faltante se vaya armando dentro de la exposición abierta, para que puedan tener un acercamiento directo con el público.

En las tardes por ejemplo está Israel Muñoz, que es uno de los artistas que mientras termina la obra, el público puede hacerle preguntas, lo que constituye una forma de generar una mediación directa del artista con el expectador, indicó Yair Gárate.

También están puliendo otras obras y esto se ha estado acompañado con conversatorios, ya han generado dos sesiones con cuatro artistas, y quedan dos más que se realizarían para el 12 de diciembre.

Los seis artistas que exponen son: Priscila Urdiales que trabaja sobre el Lenguaje; Israel Muñoz hace una crítica irónica sobre la política; Diego Molina ha trabajado sobre historias populares de Biblián; Damián Sinchi, escultor hizo una instalación sobre el tema político; Carlos Heredia, una instalación sobre el uso de las armas; y Jonathan Mosquera, hizo pintura mural relacionada a significados y significantes en base a los objetos, informó Gabriela Vásquez, cocuradora de la muestra.

Uno de los expositores

Israel Muñoz permanece en las tardes en el Museo terminando su cuadro, que hace referencia al mundo, es una suma de representaciones basadas en datos históricos, en referentes del arte, en íconos sociales y políticos, a los que junta y genera diálogos para así crear un lenguaje que sea capaz de hablar con las personas.

Por ejemplo aborda el tratamiento de muros, que es un símbolo de división que hay en el mundo, pero al tratar estos temas históricos es una manera de abolir la división, está resumido el presente, el pasado y futuro en este cuadro, dijo.

Hay referentes artísticos históricos de hace 10.00 años, del Renacimiento y algunas connotaciones futuristas.

En cada parte del cuadro hay una narración, son distintos escenarios, está la metrópoli sumergida en el agua, la explosión nuclear basada en la foto de Little boy, la bomba que lanzaron sobre Hiroshima.

Hay un ángel que es una representación de lo real y ficticio, porque unas personas creen en ellos y otras no, todo el cuadro está delimitado por esta hiperrealidad y la ficción.

Este cuadro tiene información, porque lo que pretende es hacer una crítica del consumo masivo de información, que se da a través de las redes y las pantallas. Es un cuadro que hay que leerle para poder ver todos los detalles e hilos que se conectan adentro.

La exposición estará abierta hasta la primera semana de enero, y los visitantes podrán contar con la mediación de Ximena Corral, con solicitudes previas para organizar las visitas. (COR) (I)