Alimentos y enfermedades (parte II)

Eduardo Sánchez Sánchez

54

El hambre se incrementa en el mundo y de manera paralela engrosa la violencia. El agua es motivo de conflictos, algunos alimentos adquirieron la categoría de transgénicos, con críticos efectos ambientales, agrarios y socio económicos. El mundo se intoxicó por el abuso de innúmeros productos químicos sintéticos, se monopolizan cultivos y su comercio. Se extienden los desiertos y el hambre, la guerra y el dolor. Cada vez hay más y nuevas enfermedades, procesos alérgicos, el cáncer es gripe común de todos los estratos de la sociedad, como lo es la tribulación para las grandes mayorías por la carencia de lo elemental y la eterna incertidumbre de miseria, enfermedad y desesperanza.
Apareció resistencia a ciertos antibióticos en bacterias patógenas, por su presencia en transgénicos, en donde se utilizaron para la lucha contra enfermedades. También por el abuso de agroquímicos, los alimentos resultan contaminados. Los alimentos transgénicos generan alergias, resistencia a los antibióticos y presencia de tóxicos. El desconocimiento del usuario, sólo gesta incertidumbre y engrosa el principio precautorio.
Hoy se preparan alimentos para aves y animales, embutidos, pastas y muchas formas elaboradas de supermercado, con la participación de algún organismo modificado genéticamente, esto nos induce a suponer que estamos siendo atacados masivamente por parte de reglamentos que no protegen al ciudadano, en tanto la industria hace dinero. Por lo menos se dice que no existen estudios en humanos, los criterios se fundamentan en suposiciones de inocuidad, pero con certeza los alimentos producidos de manera modificada pierden o modifican su valor nutricional y no está descartada la presencia de nuevas enfermedades y agresión a especies silvestres de la Naturaleza prístina. (O)