Urge apoyo para conservar el patrimonio

462
Una casa patrimonial, en la calle Gran Colombia y Coronel Talbot muestra un avanzado deterioro. XCA

Una casa patrimonial, ubicada en la esquina de las calles Gran Colombia y Coronel Talbot, en pleno Centro Histórico de Cuenca, está en peligro de destruirse por completo. En la fachada se observa el evidente deterioro.

El inmueble es propiedad de William Vásconez, quien contó que lo adquirió en 2010 para construir un edificio; sin embargo, hasta ahora no ha podido hacerlo. Esto por la condición de patrimonio que tiene este bien.

Tampoco ha tenido la posibilidad de restaurarlo, esto, principalmente, por dos motivos: primero por el costo que representa, y segundo por la dificultad de obtener los permisos por parte del Municipio de Cuenca.

Vásconez detalló que esta propiedad tienen cuatro metros (m) de frente y unos 35 de largo y que entre sus planes está aprovecharla comercialmente, lo que ayudaría a dinamizar la economía de este sector.

Por eso considera urgente que la municipalidad apoye a los dueños de estas edificaciones patrimoniales para que puedan obtener recursos para refaccionarlas y conservarlas.

Una realidad distinta a esta ocurre con la casa patrimonial que está en la esquina de las calles Padre Aguirre y Mariscal Sucre, también en el centro histórico. Su propietario es Cristóbal Guerrero.

Tiene una particularidad que la hace especial: fue construida con el mismo ladrillo con el que se hizo la Catedral La Inmaculada. Su construcción inició en 1932 y terminó luego de nueve años.

El 4 de junio de 2008 se incendió debido a un cortocircuito y quedó prácticamente destruida. Hace seis años Claudio Ullauri, arquitecto, fue contratado para que la restaure. Ahora allí funciona el hotel Ezequiel.

La refacción se hizo bajo el criterio de mantener la tipología de este edificio, antes conocido como San Cristóbal, basada en una arquitectura neoclásica, con influencia de Francia. Se invirtió cerca de 1.500.000 dólares.

La fachada de esta edificación tiene muchos detalles como molduras, cornisas, frisos, arcos y balcones, que hacen que sobresalga. Además tiene una ubicación privilegiada: está junto a la Catedral La Inmaculada y a la Plaza de las Flores.

En esta casona como parte de los diseños proyectados se instalaron pasamanos de hierro con un modelo sencillo. (CSM)-(I)

Las sanciones no son la solución

Marco Moreno, abogado especialista en patrimonio, explicó que en los últimos cuatro años se han registrado al menos 130 casos de intervenciones ilegales en edificaciones con valor patrimonial.

Detalló que el daño, deterioro o destrucción de bienes patrimoniales se sanciona con una pena de uno a tres años de cárcel según el artículo 237 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Sin embargo, hasta la fecha en esta ciudad ningún infractor ha sido castigado con la privación de su libertad, pues solamente se han aplicado sanciones económicas y administrativos, que en algunas ocasiones ni siquiera se cumplen.

La solución no está en sancionar a quienes no conserven las casas patrimoniales, pues en muchos casos no tienen dinero para hacerlo… Entonces la idea es que se destine un fondo público para apoyar a esta conservación…”, insistió.

Reconstrucción

de casa

En agosto de este año se denunció el último caso de destrucción de una vivienda patrimonial en Cuenca. Esta estaba en la calle Hermano Miguel entre la Mariscal Sucre y Presidente Córdova, en pleno centro histórico.

Omar Alvarez, concejal de Cuenca, recordó que el dueño de esta casa fue sancionado con una multa de 19.700 dólares. Además se le ordenó que la reconstruya según los diseños originales.

De no cumplirse con estas disposiciones esto será puesto en conocimiento de la Fiscalía Provincial del Azuay. También se sigue un proceso legal por este derrocamiento.