Alcalde de Bogotá decreta el toque de queda en tres barrios por vandalismo

30
Miembros de las fuerzas del orden dispersan con gases a manifestantes durante un cacerolazo este viernes, en la Plaza Bolívar de Bogotá (Colombia). El rezago de las protestas de ayer en Colombia contra las políticas del Gobierno del presidente Iván Duque, en las que hubo brotes de violencia en varias ciudades, generó este viernes nuevos disturbios en varias zonas de Bogotá, donde se presentaron enfrentamientos con la policía, choques entre colombianos y venezolanos, el robo de un autobús del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y saqueos a locales comerciales. EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, decretó hoy el toque de queda en tres barrios populosos del sur de la ciudad para contener los disturbios y saqueos por parte de vándalos.

“Vamos a establecer el toque de queda en Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar a partir de las ocho de la noche”, dijo el alcalde en una declaración a la prensa.

Según Peñalosa, en esos tres barrios “se han concentrado los actos delincuenciales en el día de hoy”, lo que incluye saqueo de comercios y daños a 79 autobuses del servicio público, que se suman a la destrucción el jueves de 76 estaciones del sistema de transporte Transmilenio.

“Lamentablemente ha habido un vandalismo generalizado”, añadió el alcalde, quien dijo que hay 4.000 soldados del Ejército apoyando a unos 20.000 policías en la vigilancia y mantenimiento del orden.

Desde las primeras horas de la mañana vándalos bloquearon las principales estaciones de transporte público en el sur de la capital colombiana, preludio del caos que se desató horas más tarde en barrios como Patio Bonito, Molinos, Perdomo, Meissen y Tintal, que hacen parte de las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, así como en la vecina localidad de Soacha, donde también se decretó toque de queda.

“Aquí hay entonces unos delincuentes que quieren destruir nuestra democracia, que quieren destruir nuestra ciudad y que creen que van a lograrlo”, manifestó el alcalde y aseguró que hay 230 capturados por esos hechos.

Peñalosa añadió que los desórdenes no son “por debilidad” de las autoridades sino por “autocontrol”, que ha evitado muertes, pero advirtió que nadie debe llamarse a engaños porque la fuerza pública no ha hecho “uso de sus armas”.

“Pero que quede claro, nuestra democracia y nuestra ciudad tienen como defenderse”, enfatizó.

Los desórdenes en Bogotá comenzaron en la tarde de ayer al concluir las manifestaciones contra la política económica y social del presidente colombiano, Iván Duque, y aunque remitieron durante la noche, se reanudaron esta mañana en el sur de la ciudad. EFE