Inversión industrial en Cuenca no es en grandes millones de dólares

De las 132 fábricas registradas, solo dos han implementado manos robots en ciertos procesos.

137
Planta de producción de Pasamanería, industria textil ubicada en 35.000 m². ACR

La empresa Tarpuq, proveedora de ensambles de tarjetas de circuito impreso para equipos electrónicos de industrias nacionales e internacionales; y, Graiman, son dos de las 132 industrias afiliadas a la Cámara de Industrias, Producción y Empleo (CIPEM) de Cuenca que han robotizado sus procesos.

Han colocado manos robots en algunos segmentos de su cadena productiva. Son inversiones altas. Alfredo Peña, directivo del Grupo Industrial Graiman, informa que en todo este desarrollo han invertido dos millones de dólares, a la presente fecha.

Pero estos montos altos no han podido ser colocados en la gran mayoría de industrias locales, aunque sí han existido sectores específicos que han invertido en áreas concretas para mejorar alguna parte del proceso productivo, compra de maquinaria, capcitar personal, etcétera.

“Al estar la situación económica del Ecuador en la recesión que está, esperar que en los últimos dos o tres años haya inversión de las empresas cuencanas era muy complejo”, advierte el director ejecutivo de la CIPEM, Andrés Robalino, economista.

Según los registros de este gremio -que a las 19:00 de hoy en Mansión Vizcaya conmemora 83 años de fundación- en los últimos años se observan varias creaciones de empresas de software, a tal punto que Cuenca tiene el mayor número de compañías de este tipo a nivel nacional, solo en cantidad no en monto de ventas, pues son pequeñas y medianas.

En algunos casos son líderes en su sectores, entre ellas Planep, industria de manejo de software de contabilidad para gads.

Son empresas en proceso de crecimiento, ojalá puedan durar 80 años o 100 años, aspira Robalino.
En la capital azuaya, una de las fábricas más antiguas es Pasamanería S.A., fundada por Carlos Tosi Siri en 1935, empresa textil que inició con la producción de insumos para la confección (cordones, elásticos, encajes, adornos y cintas).

Luego adicionó la elaboración de ropa en tejido de punto con su marca PASA, comercializando en varias ciudades del Ecuador y países vecinos.

Su planta de producción, en la Huayna Cápac y Pío Bravo ocupa 35.000 m².

Y precisamente el suelo industrial es uno de los desafíos que enfrenta la pequeña, mediana y gran industria de Cuenca, no ahora, en los últimos 15 años.

Precisamente el próximo martes, a la reunión del directorio de la CIPEM llegarán directivos de planificación del Municipio de Cuenca para dialogar sobre el asunto suelo industrial.

¿Pero ya han tenido varias reuniones desde la anterior administración municipal y hasta ahora no se concretan los lugares? Andrés Robalino dice que han sido necesarias para explicar al Municipio cómo debe ser un predio industrial, qué necesidades cubrir.

El martes 26 de noviembre, la aspiración del organismo industrial es que el ente municipal les diga en dónde han ubicado ya las nuevas zonas.

No es oficial, pero el funcionario revela que se habla de algunas áreas, como el Descanso, cerca del polígono Chaullayacu, ahora con la potencial construcción de la nueva salida sur, lo que podría ser interesante. De concretarse, en algo, este diálogo, son las empresas las que tendrán que comprar los predios.

En este marco, la CIPEM festejará esta noche sus 83 años con el eje “Iniciativas responsables, negocios sostenibles”, que expondrán hoy en el acto solemne. (ACR)-(I)