Andrés Chocho: “No he buscado ser entrenador”

A tiempo que se alista para Tokio 2020, el marchista cuencano está a cargo de las planificaciones de tres atletas de alto nivel.

38

El cuencano Andrés Chocho se suma a la lista de entrenadores ecuatorianos que buscan el protagonismo de sus deportistas en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio. A su cargo tiene un equipo de alto nivel: la brasileña Érica de Sena, la cuencana Paola Pérez y la imbabureña Glenda Morejón –de momento la mejor marchista ecuatoriana-.

A Chocho le sorprendió que Morejón le pida apoyo para su preparación, pero tras analizarlo con Érica (novia y dirigida), agradeció la confianza y aceptó el reto. “El camino hacia los Juegos Olímpicos es corto, cada uno tiene objetivos totalmente diferentes, pero todavía estamos a tiempo de corregir algunas falencias y encaminarnos primero hacia el Campeonato del Mundo (de Bielorrusia)”.

– ¿Es la primera vez que le toca hacerse cargo de un equipo?
Cuando todavía trabajaba en la Escuela de Marcha ya hacíamos la planificación de algunos deportistas… Después del 2014 para mí fue mucho más tranquilo dedicarme únicamente a la planificación personal de Érica y a mi entrenamiento… Antes de los Juegos Olímpicos del 2016 también tenía propuestas de manejar otros atletas, pero decidimos postergarlo…

– ¿No se le complica planificar sus entrenamientos y la de otros atletas de alto nivel?
Quizá lo que me facilita el trabajo es el tipo de responsabilidad que tienen estas deportistas. Paola es una deportista de muchos años, requiere una planificación más no tanta supervisión. El caso de Glenda es distinto. Ella requiere un poco más de atención. No he buscado ser entrenador, yo sólo quería aprender un poco más de metodología, un poco más de teoría de entrenamiento para mi preparación…, pero bueno, poco a poco se fueron dando las cosas… con Glenda hay que cambiar absolutamente toda su preparación y es lo que estamos haciendo.

– Los ojos del país están enfocados en Glenda. Tiene una de las mejores marcas del año (1h25m) y se aspira que la mantenga hasta Tokio ¿Lo considera un reto?
Todo el mundo piensa que Glenda hizo una preparación perfecta, que me dieron a la deportista después de conseguir esa marca en La Coruña, lo cual no fue así. Después de La Coruña empezó otro tipo de preparación… Nadie ha hecho una evaluación de qué pasó en el Mundial de Doha y por qué llegó en el puesto 25… Glenda estuvo a punto del retiro después de Doha, no quería saber nada del deporte, estaba desmotivada, no tenía muchas ganas de entrenar y por eso toma esa decisión… Estamos intentando solucionar muchas cosas y buscar Glenda de aquí para largo. En mi caso, no quiero que llegue a Juegos Olímpicos de Tokio y al día siguiente, el 8 de agosto del 2020, no quiera saber del deporte… La idea es que consiga buenos resultados y se siga manteniendo en esa línea…

– ¿Es un borrar y empezar de nuevo o quizá rescatar algo de lo que quedó (de su anterior entrenador) y continuar?
Es que de la forma que se estaba trabajando no llegó ni a Doha. Imposible, no hubiera llegado a Tokio. Entonces estamos empezando todo de cero.

– ¿Cómo es su forma de trabajo?
Mi forma de trabajo es distribuir un poco mejor todo su entrenamiento, distribuir mejor sus cargas, hacer todo un poco más profesional, tener un plan profiláctico de recuperación y cosas que pueden evitar lesiones. Ella tenía algunos problemas que tuvimos que analizar aquí, lesiones que venía arrastrando ya algún tiempo… Tuvimos que hacer muchas evaluaciones, exámenes, ecografías… Todo el mundo está pensando que Glenda siempre puede estar a nivel de La Coruña, pero es muy difícil. Lo que hizo en La Coruña fue impresionante a sus 19 años, pero, asimismo, fue impresionante que teniendo 1h25m quede 25 en el mundial.

– ¿Se le sobre exigió en La Coruña, cree usted?
El resultado de una prueba es una cosa, pero también es la preparación que se puede dar… Lo que estamos intentando de aquí para adelante es mejorar todo eso, hacer una estructura a corto plazo y otra a largo plazo que nos den resultados… Como digo, tiene 19 años, tiene muchísimo potencial, son impresionantes las capacidades que tiene y eso estamos intentando explotar de la mejor forma posible.

– ¿Puede ser presión de los medios, de las mismas autoridades, que a veces se aceleran procesos, y se terminan por desaparecer deportistas talentosos?
Debería analizarse cuántas veces Ecuador ha tenido medallistas en categorías menores y juveniles y cuántos de esos han podido repetir los logros en categoría mayores… creo que muy pocos… Glenda siendo juvenil, prácticamente, está con una de las mejores marcas del mundo (en 20 km), o sea es algo fuera de serie. Para alcanzarlo fue un proceso diferente y estamos intentando cambiar eso para que no pase lo que pasó en Doha.

– ¿Alcanza el tiempo? Tokio está ya casi a la vuelta
Yo no puedo garantizar nada, que vamos a sacar una medalla, que va a ser top cinco, top seis, no, no… Todo se va viendo sobre la marcha, respetando un proceso, viendo cómo se va adaptando a las cargas, cómo va evolucionando…

– ¿Cómo se siente al saber que se está abriendo camino como entrenador?
Con Érica trabajamos desde el 2010. Cuando vino acá era la atleta número cuatro en el ranking de Brasil y hemos conseguido que esté cuarta en el ranking del mundo. Fue un cambio importante. Cuando vino tenía 1h42m (en los 20 km), ahora tiene 1h26m. Creemos que todavía hay un margen de mejora importante. Creo que es una de las pocas deportistas en el mundo que ha conseguido mantenerse en un nivel tan alto por algunos años…. Lograr un buen resultado a largo plazo y sostenido, eso queremos lograr también con Glenda.

– La marcha es de mucha técnica…
Sí, y bueno hay que seguirlo trabajando entre todos, me incluyo.

– Érica no ha sido descalificada y supongo que con Glenda el objetivo es el mismo pero ¿qué ha pasado en su caso?
Bueno, yo no he tenido ninguna descalificación en los últimos dos años, tampoco se ha analizado ese punto. No he tenido una descalificación hasta los Juegos Panamericanos (de Lima, en julio)… El “jueceo” es muy subjetivo, de eso estamos claros, es de acuerdo a la apreciación del juez. No es una máquina la que dice si está flotando o no, es lo que se está buscando a través de las plantillas, no sé si seguiré activo cuando ya se implante todo ese sistema… Este año competí en Dudince (Eslovaquia), no tuve ninguna amonestación. En Maior (Portugal) y en México tuve una. En el Panamericano y tan pronto tener tantas tarjetas no era lógico, en realidad, pero bueno, no me gusta entrar en polémica y más bien creer que puedo mejorar aún más…

– ¿Qué ha podido absorber de Érica y que podría aprender de Glenda?
Muchísimas cosas… siempre se aprende todos los días y de todo el mundo… hay una base técnica que tiene Glenda que es muy importante, lo que estamos intentando es quizá corregir muy poco en la parte técnica pero sí en la parte biomecánica, que es diferente. Podemos hacer que sea mucho más económica, mucho más eficiente. Érica ya ha conseguido hasta cierto punto un equilibrio entre técnica y eficiencia, y, bueno, tenemos que buscar eso con Glenda. (BST)-(D)

DATO

Andrés Chocho ostenta el récord sudamericano de los 50 kilómetros marcha, 3h42m57s; lo impuso en México en el Challenger Ciudad Juárez.