La estatua de Kitchner

Eliécer Cárdenas E.

33

¿Recuerdan que ante el extra terrestre edificio de la UNASUR en la Mitad del Mundo, existía el monumento de Néstor Kitchner, donado durante el Correísmo por la entonces Presidente Cristina Fernández, viuda del ex mandatario fallecido?
Pues ahora el monumento, que estará guardado en algún sótano y cubierto de polvo, puede causar un conflicto diplomático, a causa de la imprudente y mal educada disposición de retirarlo, ya que por azares de la historia, la señora viuda de Néstor Kitchner, el retratado en el monumento es ahora Vicepresidenta de la República Argentina, y en algún momento puede acordarse de la estatua y exigir que le expliquen por qué el monumento que ella obsequió al Ecuador fue mandado al sótano.
Es que las estatuas cuando son de políticos suelen causar problemas. Recordemos si no el lío de la estatua del ex Presidente León Febres Cordero, que los correístas no querían colocar y que el abogado Nebot, entonces Alcalde Guayaquil, si quería poner en su ciudad natal. Al fin la polémica se saldó en un “empate técnico” como diría un futbolista, porque si bien la estatua no es la misma, si es del fallecido líder socialcristiano.
En asunto de estatuas hay que tener un sexto sentido. Seguramente el Canciller Valencia nunca sospechó que doña Cristina iba a volver a la Casa Rosada, la sede del Gobierno Argentino, aunque sea como Segunda Mandataria, y si ponemos por caso que ella venga en visita oficial al país, el Canciller tendría que sudar la “gota gorda” para sacar del sótano al monumento a Néstor Kitchner, para ponerlo de nuevo en su pedestal, y volver a sacarlo por motivos puramente ideológicos, cuando la señora Fernández regrese a su país. Imaginen el trabajo que le costaría a nuestro Ministro de Relaciones Exteriores.
Como ahora el antiguo edificio de la UNASUR, será Universidad Indígena de acuerdo a una iniciativa presidencial, la sugerencia sería que en lugar del monumento a Kitchner, se coloque un monumento a Jaime Vargas, como líder de la CONAIE. La nueva estatua puede ser fabricada con un donativo de los envases de las bombas lacrimógenas gastadas en las marchas, y los hierros fundidos de la Contraloría quemada. (O)