En Cuenca hay una demanda insatisfecha de cuyes de más del 50%, se busca mejorar la producción

En Cuenca hay una demanda anual de 3.5 millones del animal pero sólo se produce 1.5 millones.

39
Ana Cecilia Araujo, aplica la dosis de ácido láctico a un cuy durante el taller en Nulti.(AZD)

Complementan el alimento los desechos de hortalizas

AGROPRODUCCIÓN

La producción de cuyes en Cuenca y la provincia del Azuay es impulsada mediante programas de apoyo a la producción agropecuaria y particularmente a los pequeños emprendedores.
Instituciones como el Ministerio de Agricultura y Ganadería, tienen en marcha procesos de capacitación a pequeños productores, con la finalidad de mejorar la cantidad y calidad de cuyes. En la parroquia Nulti, del cantón Cuenca, se trabaja desde hace unos días en la capacitación a los integrantes de la organización Guardianes de la Tierra, de aproximadamente 20 socios dedicados a la horticultura y a la crianza de animales menores; los conocimientos se imparten en varias ramas, la más reciente estuvo vinculada al proceso de castración de cuyes.
“Es un proceso fácil se l tiene al animal en posición vertical y se le inyecta en los testículos”, expresó Ana Cecilia Araujo, unas de las participantes del taller práctico desarrollado en Nulti.
El presidente de la organización, Ángel Enríquez, manifestó que el MAG a través de sus técnicos les brinda periódicamente asesoramiento técnico a fin de garantizar una buena producción. “Ahora estamos en el tema pecuario, nos están capacitando sobre el manejo de las cuyeras, pero también sobre las castraciones, para mejorar la calidad de los animales, expresó.
Para este productor agropecuario, la ventaja de castrarlos es que se evita que los cuyes se peleen entre sí y al ser pelados para la venta, sean rechazados por los cliente debido a que tienen heridas en la piel, pero a la vez ayuda a que se desarrollen y engorden en menos tiempo.
Esta versión es corroborada por el técnico de la empresa Agrokawsay, de la Prefectura del Azuay, Christian Álvarez, quien asegura que en la provincia, la castración es una práctica que se ejerce desde hace 20 años, pero no es muy común a nivel comunitario y con pocas persona.
La castración ayuda a bajar los niveles de testosterona del animal, para que él, al no tener actividad sexual evite el desgaste y empiece a engordarse con mayor rapidez, se lo castra con herida abierta, pero de manera más rápida y menos costosa se lo hace inyectándole en los testículos ácido láctico el cual quema y estropea el órgano reproductor.
Al no haber producción con los testículos estropeados, los cuyes engordan de forma más ligera y la carne es más sana ya que el castrado se debe realizar no más allá de los 30 días de nacido, y entonces tiene 60 días más para el engorde.(AZD)-(I)

DATO

80 %
De forraje debe tener la alimentación de cuyes para mantengan el sabor criollo. El plan Cuy de la Prefectura ha entregado 16.017 pies de cría.