Educar sin satisfacer caprichos del niño

Los niños tienen la necesidad de aprender que no todo se les debe satisfacer de inmediato e igualmente los padres deben aprender este proceso. Esta “pedagogía de la frustración es provechosa”, señaló, entre otras ideas, Philippe Meirieu, investigador y pedagogo francés que ha contribuido a difundir en su país los principios pedagógicos de la “Educación nueva”, quien sustentó una conferencia en Cuenca.

53
Philippe Meirieu, investigador y pedagogo francés, en conferencia en Cuenca. AVB

Los niños tienen la necesidad de aprender que no todo se les debe satisfacer de inmediato e igualmente los padres deben aprender este proceso. Esta “pedagogía de la frustración es provechosa”, señaló, entre otras ideas, Philippe Meirieu, investigador y pedagogo francés que ha contribuido a difundir en su país los principios pedagógicos de la “Educación nueva”, quien sustentó una conferencia en Cuenca, promovido por la Alianza Francesa.

Añadió que hay una “maquinaria publicitaria” que apunta a satisfacer caprichos y consumismo en niños y jóvenes, lo que afecta al surgimiento de su pensamiento crítico. Al recibir una exaltación de sus caprichos se los convierte en potenciales consumidores.

A partir de que escuela y padres no satisfagan porque sí los impulsos del niño, es necesario enseñarle a pensar, a resistir y encontrar la verdad detrás de la publicidad, a encaminarse a un pensamiento reflexivo.

Respetar los derechos del niño no significa permitirle sus caprichos sino respetarlo y ayudarle a desarrollar lo mejor de sí mismo. Incluso a reflexionar antes de obrar con violencia. (AVB)-(I)