Precio del choclo, un dolor de cabeza

Intendencia de Policía advierte que la especulación es un delito y como tal será tratado.

1440
Ángel Cajamarca, comerciante mayorista, explica los motivos de la elevación de los precios. ACR
Comerciante minorista Julia Pintado dice que se ve obligada a vender tres choclos en 1 dólar. ACR
Zoila Quezada, profesional gastronómica, muestra el producto final. ACR
Irma Cedillo, mayorista, muestra el producto que trae de Riobamba. ACR

“No es tiempo de choclos”, “ha existido mucha sequía y el temporal es cambiante a veces llueve mucho y otras hace sol y afectan la producción”, “hubo una plaga que afectó al cultivo del maíz”.

Estos son los principales motivos que utilizan varios vendedores mayoristas de choclo para justificar las recientes elevaciones del costo del saco de choclo que traen desde el norte del Ecuador para vender en Cuenca, a través del mercado mayorista El Arenal.

Angel Cajamarca, mayorista, afirma que no tuvieron problemas con la cosecha de Guaranda, que ya se terminó y era económica; el inconveniente surge con cosechas que salen de otros lugares del país debido a una plaga que habría afectado al cultivo, y comenzó a escasear el producto.

Sin embargo, el director del Ministerio de Agricultura, Jhon Atiencia, aseguró a este medio de comunicación que la versión del vendedor mayorista es falsa.

“Como Ministerio no tenemos registrado ningún aviso fitosanitario en el que registremos problemas con el cultivo del maíz”. Y confirma que la mayor cantidad de maíz suave se produce en el norte y centro del país y que la temporada de choclo ya pasó.

El mayorista Ángel Cajamarca, quien se instala en El Arenal desde la madrugada de cada sábado luego de un viaje de siete horas desde su natal Ambato, explica que el precio en cada saco (de los 200 que trae) depende del tipo de cosecha y la calidad.

Él vendió ayer un saco de grano grueso a 27 dólares y en hilera tenía otros que iban de 22, 20, 18 hasta 15 dólares.

No trabaja con intermediarios, directo compra el choclo a los agricultores del norte; y, en El Arenal a su puesto llegan comerciantes minoristas de algunos cantones del Austro para comprarle por sacos.

Cargadores

Janeth Méndez, mayorista ambateña, recuerda que cuando hay buena cosecha incluso han vendido el quintal (80 choclos) a cinco dólares; pero, hoy por la temporada subió “porque el tiempo es malo y no hay abundancia como antes”.

Indica que los mayoristas “no somos los malos de la historia”. En su caso, ella no compra al agricultor sino va al mercado de Ambato, es decir, cuando el saco ya ha pasado por el intermediario. Aparte paga transporte, por 40 bultos son 80 dólares y, además, 25 centavos le cobra el cargador por cada quintal que baja y sube al camión.

Irene Carrillo, mayorista quien llega con 250 bultos, trae los sacos de Ambato, Patate y Riobamba; el de grano grueso hoy lo da a 25, 28 y 30 dólares; y, uno de menor calidad y delgado a 15 y 17 dólares.
Justifica estos precios porque “en este caso el producto está escaso, tenemos que comprar de segundas manos. Ahorita, traemos revendido”.

Revela que el quintal de grano grueso, que topó los 35 dólares y carga apenas 70 choclos, no le conviene comprar y vender porque varios son “más hoja que grano…y no es cuestión de nosotros, el choclo viene del productor”. A ella le compran, varios comerciantes de los diversos mercados de Cuenca.

Mientras el movimiento en la parte posterior de El Arenal es intenso desde temprano cada fin de semana por la venta de los mayoristas, al interior de este mercado y a sus alrededores cientos de comerciantes minoristas venden cinco choclos a un dólar y, en ciertos casos como Julia Pintado: tres choclos a un dólar.

Se ve obligada a hacerlo, dice, porque ayer compró un quintal a 25 dólares. Pero el mayor problema es que el saco solo por encima tiene choclos “bonitos” y por debajo están dañados. (ACR)-(I)

Impacto de la subida en diferentes negocios y hogares cuencanos

La subida del precio del choclo y su calidad tiene impacto en diversos ámbitos, uno de ellos el negocio gastronómico y, en consecuencia, el consumidor final.

Es el caso de quienes preparan humitas, como la cuencana Zoila Quezada, de 77 años de edad, y lleva 27 años en este oficio. De 50 centavos, ella en esta semana se vio forzada a subir diez centavos en cada unidad.

“Lo que pasa es que no es tiempo de choclo, viene choclo malo y hay que botar, entonces ahi no resulta; viene de Riobamba…no es tiempo”, comenta.

Ella no protesta tanto por el precio del saco de choclo que compra en El Arenal, sino por la calidad, afirma que está viniendo “malo el choclo…viene con podrido y todo, por eso no es tanto que está subido, sino lo que se bota y hay que sacar solo lo bueno, y viene solo hojas y tusas”.

Doña Quezada utiliza un saco y medio de choclos para una olla, cada una con 100 humitas. Va a El Arenal cada martes y viernes, y recién pagó 25 dólarse por un saco. Y se ha encontrado en el mercado con quintales de hasta diez dólares, pero no los compra porque sabe que varios están dañados.

Rememora que antes un mejor choclo lo compraba a 22, 18 y hasta 14 dólares.
María Fernanda Almeida, ama de casa, cuenta que hace una semana podía compra ocho y hasta diez choclos a un dólar, ahora en todos los puestos de la Feria le piden cinco por un dólar. (I)

Intendencia advierte con la especulación

El Intendente de Policía, Jorge Cabrera, asegura que un funcionario de la institución de manera permanente hace un control y monitoreo en los mercados, esta disposición es a raíz del último paro.
El monitoreo lo hacen en función de la información que les entrega el Ministerio de Agricultura, de precios referenciales (entregados cada 15 días) de 22 productos.

El choclo, a inicios de noviembre, según el listado ministerial, decía: el saco de 80 libras a 35 dólares el grano grande y el pequeño a 30 dólares; y, el de 75 libras a 30 y 32 dólares.

Pero, ya dos semanas se viene dando una tendencia al alza, básicamente lo que motiva esta situación es la temporada, el exceso de lluvias sobre todo en la sierra centro y sierra norte; pero hay una base que genera este proceso, el clima, las lluvias abundantes de los últimos díaas y el producto empieza a salir de su temporada de cosecha, comenta la autoridad.

Y alerta sobre los precios “es un tema que incluso puede ser constituido como delito, si observamos que existe acaparamiento de productos, que oculten productos para generar una sensación de desabastecimiento y por ende aprovecharse para subir los precios, ahí se configura el delito de especulación y actuaremos para proceder con las detenciones y poner a órdenes de Fiscalía”.

Y exhorta al Municipio a disponer que se exhiban los precios referenciales en todos los mercados en un lugar visible, así lo dice la Ley de Defensa del Consumidor. (ACR)-(I)