Burgay alerta a dos cantones

257
La creciente del Burgay incrementó los daños en las proximidades del puente San José en Azogues. En este lugar, ya se presentaron anteriormente deslizamientos en las orillas que alarman a los moradores.

En Biblián se presentaron deslizamientos e inundaciones en diferentes sectores del cantón.

Nuevamente el Burgay genera estragos en Azogues y Biblián, resultado de la fuerte creciente del río por el aguacero de la tarde del miércoles pasado. Márgenes destruidas, vías y casas en riesgo alarman a las autoridades y pobladores de los dos cantones de la provincia del Cañar.

Alrededor de las 16:30, inició el aguacero, y por ende, las alarmas se activaron cuando se conocieron de deslizamientos e inundaciones en diferentes sectores incluyendo la autopista tramo Azogues-Biblián, que por fortuna no dejaron víctimas mortales, pero sí importantes daños.

Esta emergencia se presenta luego de siete meses de la primera crecida fuerte del Burgay en el presente año, donde los daños se concentraron principalmente en la parroquia Nazón de Biblián.

En Azogues

Ayer, se evidenció que las zonas más afectadas de las márgenes del Burgay que atraviesan por Azogues se ubican a la altura del puente San José, Unidad Educativa Especial Manuel Espejo, Mercado Sucre, Universidad Católica de Cuenca, sede Azogues, y la Universidad Nacional de Educación (UNAE). Esto, por el socavamiento de las orillas que incluso se agravó en algunos sectores como el puente San José.

Además, dos viviendas se inundaron en el sector Macas-La Playa, por las aguas lluvias que bajaron por la autopista ante al taponamiento de una quebrada del lugar.

Francisco Calle, propietario de una casa en las cercanías del puente San José, comentó que las crecientes del Burgay están “sumamente drásticas”. Citó que anteriormente el Municipio prestó maquinaria para trabajos superficiales en el encauzamiento del río, pero no son suficientes. Indicó que con la creciente del miércoles pasado, se profundizaron los deslizamientos en las márgenes.

Con esto, el Comité de Operaciones Emergentes (COE) Cantonal de Azogues que preside el alcalde Romel Sarmiento declaró la emergencia para que, especialmente la Municipalidad, Gobierno Provincial del Cañar y Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) destinen toda su maquinaria para trabajos inmediatos, además de estar atentos ante nuevas crecientes del río.

Se solicitará a la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE) que se declare la alerta roja, pues según el Instituto Nacional de Meteorología, esta lluvia iniciaría una época invernal fuerte en la zona. También se pedirá de manera urgente al gobernador del Azuay, Xavier Martínez, para que autorice el retiro inmediato de material (rocas) del sector La Josefina para construir enrocados en los cinco puntos críticos citados anteriormente.

En Biblián

Tanto la cabecera cantonal, parroquia Nazón y cuatro comunidades ubicadas en la parte alta de Biblián resultaron afectadas no solo con la creciente del Burgay, sino también por las lluvias que incrementaron el nivel o taponaron con basuras y materiales las quebradas.
En el centro se presentaron inundaciones en la avenida Alberto Ochoa, frente a la Escuela Héroes de Verdeloma, y una parte del muro ubicado en la calle Francisco Calderón (tras la Iglesia Central) se desplomó por un deslizamiento que pone en riesgo a dos viviendas del lugar.

Héctor Falconí, propietario de una de las viviendas en riesgo, indicó que “lastimosamente la mayor parte de las sequias y cunetas antiguas fueron tapadas por hacer obras; ahí está el resultado, para que se desplome el muro de contención”.

Nuevamente se presentaron inundaciones en la Feria de Ganado, además en Nazón en el sector Playa de Fátima dos quebradas se desbordaron afectando la vía principal que conecta con la comunidad Cachi.

German Rivera, presidente de la Junta Parroquial de Nazón, expresó que la lluvia presentada en las partes altas de la parroquia hizo que las quebradas Mondongo y Yunguilla se desborden poniendo en riesgo la vía. Recalcó que estos daños son nuevos y se suman a los presentados en abril junto a las márgenes del Burgay, que con el aguacero del miércoles pasado, se agravaron.

Ante esto, Guillermo Espinoza, alcalde de Biblián, explicó que ayer en las primeras horas de la mañana se reunió con la ciudadanía para coordinar algunas acciones entre trabajos y preventivas. Indicó que se contactó con la Gobernación del Cañar para que a través del MTOP se realicen obras emergentes, especialmente para despejar las vías afectadas con deslizamientos, “también acudimos al Gobierno Provincial, pues lo que se trata es hacer una minga”. (BPR)-(I)

EN DETALLE

-El fuerte aguacero duró alrededor de 30 minutos, lo que fue suficiente para provocar daños en diferentes sectores.

Moradores de la Playa de Fátima en Nazón-Biblián, ayer con mingas repusieron tuberías afectadas por las quebradas.