Glenda Morejón: “La vida a veces te sorprende”

Cuenca reverdeció las ilusiones de la deportista imbabureña, quien cayó en depresión luego de su participación en Doha

77
Andrés Chocho, andarín activo y entrenador, junto a Glenda Morejón. XCA

La sonrisa empieza a pintarse una vez más en el rostro de Glenda Morejón. Se le había empezado a borrar desde el 29 de septiembre, después de terminar en el puesto 25 en el Campeonato Mundial de Atletismo, en Doha. A sus 19 años y en pleno apogeo de su carrera deportiva, la marchista imbabureña pensaba en el retiro.

Desde que decidió vivir en Cuenca y entrenar a órdenes del deportista activo Andrés Chocho, recobró las ganas de entrenar, se replanteó objetivos y hasta tiene el firme propósito de aprender inglés y natación.

“Hay mucha naturaleza”, dice al mencionar lo que más le ha llamado la atención de la Atenas del Ecuador, que también le parece “una ciudad grande”. La altitud (2.550 m.s.n.m.) es otro factor al que tuvo que acostumbrarse, pero no le afectó tanto porque viene de Ibarra que está a 2.225 m.s.n.m.

Aún busca una explicación de lo que le pasó en Doha. Siente que estaba preparada para soportar las altas temperatura y humedad, pero cruzó la meta en la posición 25. “Hice todo lo que mi anterior entrenador me dijo y, la verdad, no sé si falló algo en la preparación”.

En la sala de rehabilitación del CEAR-Cuenca, mientras recibía fisioterapia, Glenda atendió a Diario El Mercurio con la misma sencillez demostrada desde que su nombre alcanzó fama en el deporte.

– ¿Por qué eligió Cuenca para continuar su carrera deportiva?

Realmente tomé esa decisión después de lo que pasó en Doha. Busqué a Andrés (Chocho) para que fuera mi entrenador. Analicé muchas cosas junto con mi familia y la única opción era él por los resultados que ha obtenido con Erica (de Sena)…

– ¿Cuáles son los principales objetivos que tiene con su nuevo equipo?

Los objetivos principales son el Mundial de Marcha (Bielorrusia, mayo 2020) y después los Juegos Olímpicos (Tokio, julio-agosto 2020).

– En entrevistas previas había dicho que uno de sus objetivos es mejorar la técnica. En lo que va de su carrera nunca la han descalificado ¿A qué se refiere?

La marcha es un deporte súper técnico. En las competencias que he tenido me han sacado una tarjeta. Entonces quisiera mejorar eso. Hay que ir buscando cada día mejorar para conseguir las metas.

– ¿Es la primera vez que está viviendo sola?

Realmente lo máximo que he llegado a estar lejos de mi familia son tres semanas. Esta vez no sé hasta cuándo, pero el objetivo aquí es Tokio. Ellos vendrán a visitarme de vez en cuando. Nos comunicamos vía telefónica, ahora que la tecnología va avanzando más, mi mamá, mi papá, mis hermanos, tienen WhatsApp y nos comunicamos por ese medio.

– Antes de venir a Cuenca tuvo algunas propuestas de ir al extranjero para estudiar y entrenar (beca de USD 20.000 mensuales). ¿Qué fue lo que no le convenció?

Antes mismo tuve propuestas de irme a Estados Unidos, pero allá no hay un alto nivel en marcha, es por eso que no me fui allá.

– ¿Cómo es su día a día?

Estoy viviendo en una suite del CEAR-Cuenca, tiene una cocina, una salita. En las mañanas cuando no alcanzo a desayunar me preparo algo en el cuarto. Salgo a entrenar, voy a fisioterapia, regreso a descansar, almuerzo, descanso y voy a la segunda jornada. También estaré tomando un curso de inglés por las tardes y un curso de natación por las noches… No sé inglés (sonríe) y es muy necesario para nosotros que viajamos mucho por el deporte… La natación es porque necesitamos en esta etapa general (de entrenamiento) y no sé muy bien la técnica de natación.

– ¿Cambió algo su alimentación al ser deportista de Alto Rendimiento?

No ha cambiado casi nada. La comida de acá es casi igual a la de la casa, con otra sazón eso sí, y es lo que más extraño, pero creo que me acostumbraré. Con mi nuevo equipo trabajaremos con nutricionista, antes en la casa me ayudaban a controlar la comida y todo eso.

– ¿Qué se siente ser designada entre las finalistas al Premio World Athletics Awards en la categoría Estrella Naciente?

Realmente fue una sorpresa…, fue algo inesperado porque después del resultado que tuve en Doha pensé que no me iban a tomar en cuenta, pero así es la vida, a veces te sorprende y estoy muy contenta y muy motivada con eso.

– En el país todos miran a Glenda como favorita, quizá, para una medalla en Tokio. ¿Siente presión o qué hace para despojarse de toda esa presión?

Mi objetivo en Tokio es ubicarme entre las mejores del mundo porque serían mis primeros Juegos Olímpicos con 20 años. Después tendremos más Juegos, si Dios lo permite, y ahí sí para ir a buscar ubicarnos entre las tres mejores. (BST)

¿Sabías que?

Glenda Morejón Quiñónez realiza ejercicios de elongación. XCA
  • Morejón integra la categoría Tokio 2020 en el Plan de Alto Rendimiento de la Secretaría Nacional del Deporte. Recibe mensualmente siete salarios básicos unificados.
  • La red social que más utiliza es el WhatsApp, pero prefiere el Instagram para hacer publicaciones de sus entrenamientos.
  • La empresa Link Sport, a cargo de Gustavo Illingworth, se encarga de buscarle los auspicios. Actualmente le respaldan Nike Ecuador y la empresa de autos chinos
  • Dongfeng que le entregó un auto SUV Glory 580 con el cual se moviliza en Cuenca.
  • Giovan Delgado fue su formador en la Escuela de Atletismo Tarquino Jaramillo de Ibarra. Estuvo 12 años bajo su dirección técnica antes de venir a Cuenca. La relación entre ambos sigue siendo buena.
  • El plato que más extraña de casa es el majado de verde. (Plátano verde aplastado, cebolla, ajo y achiote. Se sirve con huevos fritos y queso fresco).
  • Cuando entrena o corre le gusta escuchar canciones en inglés. Una de sus artistas preferidas es Selena Gómez.
  • Después de Tokio 2020 quiere entrar a la Universidad. Está entre estudiar Derecho, Educación Física o Entrenamiento Deportivo.

De Sena, la motivación de Morejón y Pérez

La brasileña Érica de Sena, reside más de una década en Cuenca, ocupa el cuarto lugar en el ranking mundial de 20 km marcha. Andrés Chocho, que tiene el certificado máximo que entrega la IAAF a un entrenador de marcha, es el principal artífice de ese logro que, de paso, fue el aval para que Glenda Morejón y la cuencana Paola Pérez decidan cambiarse de equipo.

Glenda Morejón (I), Paola Pérez, Erica de Sena y Andrés Chocho. XCA

“Andrés me parece una buena opción, como atleta entiende un poco más la parte física de los deportistas. Además, Erica está muy bien ranqueada a nivel mundial y es fruto del trabajo de él… Ahora estoy enfocada en 20 km, pienso mejorar mi marca (1h30m) y tengo dos chicas que son muy buenas. Glenda está sobre la 1h25m y Erica sobre la 1h27m, y eso es muy motivante”, dice Pérez, quien dejó de entrenar con Luis Chocho.

“Desde el 2015 vengo siendo finalista de los grandes eventos… Este año fue muy difícil para mí, hubo entrenamientos en los que lloré, pero así es la vida del deportista de alto rendimiento, todo duele pero le toca entrenar fuerte días seguidos”, confiesa Érica de Sena, quien dice sentirse a gusto de trabajar con un equipo fuerte. (BST)-(D)