“Uno no puede saber el impacto del cambio climático si es que no conoce el ecosistema”

156
Ana Ochoa empezó su doctorado en el 2015. Antes de ello viajó a Bélgica a estudiar una maestría en recursos hídricos.

¿Por qué decidió doctorarse en la materia de recursos hídricos?

Yo me enfoqué en los recursos hídricos en la universidad. Mi tesis de pregrado fue sobre la calidad del agua y después viajé a Bélgica a estudiar un máster en recursos hídricos. Esa era mi rama. Además tiene que ver con la gran cantidad de doctores que tiene la Universidad de Cuenca, y ellos tenían bastante experiencia. Además quería regresar al país y ver en qué podía aportar. Me gustaba la ciencia y la academia, pero necesitaba un grupo de trabajo, porque sin ello no hay cómo hacer investigación.

En su caso, ¿qué es lo que está aportando?

En mi caso es conocer, cuantificar y entender los procesos de una variable del ciclo hidrológico que antes no se conocía. En el páramo nosotros sabíamos algo sobre precipitación, sobre el agua que va a los ríos, la cantidad, pero sobre la evapotranspiración no se sabía. Solo se estimaba de manera empírica.

¿Esto está relacionado con el cambio climático?

En un futuro estará relacionado. Lo que ahora yo me dediqué fue a entender cómo funciona el páramo. Yo antes estaba trabajando en cambio climático, pero me di cuenta que uno no puede saber el impacto del cambio climático si es que no conoce el ecosistema, si no sabe cuán vulnerable es. Una vez que uno conoce, entonces sí se puede lanzar a estudiar el cambio y climático y prepararnos.

¿Cuál será el aporte para Cuenca? Sobre todo en un momento que se ha hablado mucho de los páramos y del agua

Yo desde en septiembre empecé a trabajar como profesora en la Universidad del Azuay. Entonces mi idea es que yo ya tengo un conocimiento y puedo aportar a que se cree modelos bastantes detallados y fundamentados. Y este tema es súper importante que no solo depende mí, sino de las instituciones. La academia junto con los tomadores de decisiones, junto con el gobierno, tienen que generar el mejor ambiente de ellos para que pueda haber una sinergia y se tomen acciones.

Pero el problema del medio ambiente se ha tornado político.

A nivel mundial nosotros vemos todos los errores que se dan porque no se toman decisiones basadas en ciencias sino en lo que da rédito político. Es necesario dejar eso atrás y juntarse, y tomar decisiones fundamentadas y no solo en repetir que se debe cuidar el agua o el medio ambiente.

¿Un consejo para las mujeres que quieran ser investigadoras?

Yo creo que el consejo es para otros. En casa, en las universidades, en las instituciones, en nuestro trabajo se deben dar las mismas oportunidades. Muchas mujeres no lo hacemos no porque no queramos o porque no sabemos o porque no nos incentiva la ciencia. El problema es que no tenemos un ambiente de trabajo que nos acoja y nos reciba. No hay una verdadera equidad.

A veces los propios medios de comunicación fallan en escoger a sus favoritos. Es más fácil, escojo a una persona y le pregunto siempre a esa persona, y capaz que no es ni siquiera un experto. Hay que diversificar. Capaz y lo hago porque hay un sesgo. Todos nacimos con ese sesgo de género. Entonces debemos quitarnos eso de la cabeza. (AWM)-(I)

Sobre la incorporación

En el 2015 inició el programa de recursos hídricos en la Universidad de Cuenca, con el apoyo de la Universidad Técnica Particular de Loja y la Escuela Politécnica Nacional. Seis personas, entre ellas Ana, fueron escogidas para realizar sus investigaciones. En el caso de Ana presentó su investigación: Dinámicas y procesos de la evapotranspiración en los pajonales andinos. Tras cuatro años de trabajo, en julio pasado presentó su tesis, y esta tarde disertará su investigación. Luego de ello habrá un acto especial en las instalaciones de la Universidad de Cuenca, con la participación del tribunal conformado por doctores nacionales y extranjeros.