Pablo Dávalos: a la CONAIE le dan un trato discriminatorio | ENTREVISTA

74
Pablo Dávalos, actual asesor económico de la CONAIE. Foto: Andrea Salazar - El Mercurio

– ¿Por qué si el acuerdo con el Gobierno fue elaborar un nuevo decreto ustedes se pusieron a crear una propuesta económica?

Porque el acuerdo no fue un nuevo decreto, sino el plantear una estrategia integral alternativa para la generación de ingresos dentro de un nuevo modelo económico, el Gobierno después cambió el sentido del decreto.

– Existe una crítica respecto al origen de esta propuesta, que en realidad no la crearon los líderes indígenas sino usted y Alberto Acosta ¿eso es cierto?

Alberto Acosta solo estuvo en la sesión inaugural, se tomó la foto y nunca más volvió. Lo mío fue una asesoría puntual, pero quien elaboró la propuesta es la CONAIE, decir lo contrario es desmerecer la gran capacidad de los líderes indígenas para presentar una propuesta interesante, potente, es la primera vez que el movimiento social entrega un plan de Gobierno muy sólido.

– ¿Los planes de Gobierno no se presentan cuando se ganan elecciones?

Hace algunas semanas la Cámara de Comercio de Guayaquil fue a la Asamblea a presentar 40 reformas en materia laboral, a los empresarios nadie les dijo que para hacer eso tenían que ganar elecciones, pero a la CONAIE le dan un trato discriminatorio.

– Tras más de una semana de entrega de su propuesta, ¿hay respuesta del Gobierno?

No sabemos nada todavía.        

– Ustedes y el Gobierno coinciden en que los ricos tienen que pagar más, ¿cuál es la propuesta de la CONAIE en este aspecto?

La Constitución establece en el artículo 300 que el régimen tributario se regirá por principios de progresividad, equidad y suficiencia recaudatoria, es decir que quienes más tengan, paguen más y eso se debe establecer en el Impuesto a la Renta, que no estamos pidiendo que se aumente, sino que el SRI actúe y evite las distorsiones que permiten que empresas que ganan más que otras, tributen menos, por eso proponemos el pago del 4 % de este impuesto a 5.300 empresas qué tuvieron una facturación total de 68.000 millones en el 2017. Eso permitiría obtener 1.300 millones de dólares. Aparte se plantea el cobro del 1 % a los activos de estos grupos, que representaría 1.200 millones y un impuesto del 5 % al patrimonio de los mismos grupos, que dejaría 200 millones. Entre esos tres impuestos ya tendríamos cerca de 3.000 millones.

– El IVA es el impuesto que más ingresos le deja al país, ¿cómo disminuirlo al 10 % dejará más recaudación?

El número de transacciones aumentan a medida que baja el IVA, porque se tiene más dinero, si eso se multiplica por millones de consumidores el resultado es que el Estado tenga más recursos.

– Bajo esa lógica ¿la idea inicial del Gobierno de subir el IVA habría logrado lo contrario?

Efectivamente, se encarecía todo y la gente con menos dinero, compra menos o trata de evitar el pago del IVA, por lo que aumenta la evasión tributaria.

– Ustedes proponen la renegociación de los contratos petroleros ¿el cambio constante de reglas de juego no ahuyenta a la inversión?

Se puede renegociar tres o cuatro veces al año, no hay problema, la idea es ganar más. El petrolero es un negocio que deja mucha utilidad, la empresa privada seria nunca se asusta frente al cambio de reglas, simplemente contrata abogados.

Los exportadores afirman que el 5% de Impuesto de Salida de Divisas (ISD) afecta a su actividad, ustedes proponen un 10 %, ¿cuánto afectaría la medida a este sector?

Este diez por ciento es un encaje que se les devolverá cuando retorne el dinero.