Debates sobre la ciudad, arquitectura y patrimonio

Seminario en UDA abordó intervenciones arquitectónicas en Quito, Guayaquil, Cuenca Loja. “Identificación y valoración del Patrimonio Urbano Arquitectónico del Ecuador” fue el seminario de la Universidad del Azuay en el que se discutió temas como la Evolución de la Arquitectura Cuencana; aportes de la arquitectura en ciudades como Quito, Guayaquil y Loja; y se resaltó la contribución de Gilberto Gatto Sobral como primer arquitecto y urbanista, incluso se puso en circulación su anteproyecto del primer “Plan Regulador” arquitectónico de Cuenca, en formato de libro.

9

Seminario en UDA abordó intervenciones arquitectónicas en Quito, Guayaquil, Cuenca Loja.

Identificación y valoración del Patrimonio Urbano Arquitectónico del Ecuador” fue el seminario de la Universidad del Azuay en el que se discutió temas como la Evolución de la Arquitectura Cuencana; aportes de la arquitectura en ciudades como Quito, Guayaquil y Loja; y se resaltó la contribución de Gilberto Gatto Sobral como primer arquitecto y urbanista, incluso se puso en circulación su anteproyecto del primer “Plan Regulador” arquitectónico de Cuenca, en formato de libro.

Gatto Sobral, uruguayo llegado a fines de la década de 1940, revolucionó la arquitectura de Cuenca con su visión de urbanista contratado por el Municipio y por diseñar dos edificios que marcaron una ruptura con los estilos vigentes: el palacio municipal y el de la Casa de la Cultura, sostuvo en una ponencia el arquitecto y catedrático Vicente Mogrovejo.

El primer inmueble de arquitectura moderna de Cuenca, (del año 1937), es el ubicado en las avenidas Solano y 10 de Agosto. En los años 1940 solo se habían construido edificios como el Banco de Fomento y el colegio Garaicoa (hoy Octavio Cordero) en el centro. Las intervenciones de Gatto Sobral con los edificios del Municipio y la Casa de la Cultura fueron, pues, muy novedosas.

En su época, Cuenca era todavía una ciudad de economía agrícola y artesanal y sus propuestas marcaron una ruptura con la época anterior, un paso a una nueva, venciendo incluso la oposición de parte de la sociedad, que no quería aceptar nuevas visiones.

El palacio municipal fue el primer gran edificio en tener un patio interior, la construcción fue pensada en bloques y, por sus alturas y volúmenes, logró armonía en la integración con los edificios circundantes: el Banco de Fomento y la Catedral, señaló Mogrovejo.

La Casa de la Cultura fue otro gran edificio, aunque en su fachada no se haya seguido con exactitud la propuesta original. En la obra destaca el haber integrado, mediante un puente, los bloques de dos predios distintos. Cuestionó que se haya pintado de rojo al inmueble y alertó que para cualquier intervención futura deberían revisarse los planos originales de Gatto Sobral.(AVB)-(I)

DETALLE

Con un recorrido por la ciudad con los visitantes y la clausura en la Casa de las Palomas concluyó el encuentro.