Sergio Dalma: “Aún puedo hacer el mejor disco de mi carrera”

12

Haciendo bueno el título de una de las canciones favoritas de su discografía, “La vida empieza hoy”, Sergio Dalma celebra 30 años de trayectoria con un álbum que glosa todo lo que ha sido como cantante, pero que además mira a su presente y su posible futuro con tres temas nuevos.

“Al verlo todo pienso que mereció la pena tomar la decisión a los 16 años de dedicarme a esto. Nunca imaginé que grabaría tantos discos, 18, y sobre todo que hubiese un público que me siguiera, lo cual me sigue emocionando. Me pone las pilas pensar que aún puedo conseguir el mejor disco de mi carrera”, señala a Efe el artista español.

En “30… y tanto” (Sony Music), que se publica este viernes 8 de noviembre, el artista nacido como Sergi Capdevila en la ciudad catalana de Sabadell (1964) ha querido volver a “enfrentarse a los grandes éxitos en el estudio, esta vez sin pudores ni miedos” para regrabarlos y volverse “un poco loco”.

“No me planteo si lo hecho estaba mejor o peor. A veces aciertas y otras no, pero lo que nunca haría es desvirtuar mi estilo”, afirma este intérprete de voz rota, que se remonta a clásicos como “Esa chica es mía”, de su primer disco homónimo de 1989, o de “Sintiéndonos la piel” (1991), su consagración como artista y el que lo llevó a Eurovisión con “Bailar pegados”.

Fue, reconoce, el momento más importante de sus tres décadas de recorrido profesional. “Un antes y un después”, añade, “una experiencia irrepetible” que recuerda como si hubiese sido ayer.

“Estaba muy nervioso, porque sabía que me iba a ver un montón de gente y parecía que éramos uno de los favoritos. Antes de salir a cantar hablé con mis padres y me emocionó mucho. Estaba en su casa media ciudad de Sabadell y solo por eso ya valió la pena”, dice.

Otro hito de su discurrir musical fue “A buena hora” (2008), una canción y un álbum del mismo título que considera su salto a la madurez, con aquel esmoquin desabrochado y, por primera vez, luciendo canas.

“Era una grabación más valiente y desnuda, por eso marcó el inicio de una nueva etapa”, asiente Dalma, que en su última producción no ha dejado de lado “canciones también que pasaron más desapercibidas en su día”.

Pocos después de “A buena hora” llegó otro disco cumbre, “Vía Dalma” (2010), que se convirtió en el más vendido de España tras su publicación versionando los grandes clásicos de la canción romántica transalpina tras años de resistirse a ello.

“Era muy obvio al principio, porque la gente me veía como un artista muy italiano. Requería también un momento de madurez, porque enfrentarse con esas canciones que son iconos era complicado”, explica, antes de justificar que en “30… y tanto” no haya ninguno de esos temas que hizo como “un ‘break’, una cosa aparte con la que disfrutar y hacer disfrutar al público”.

Afirma que nunca se ha considerado rehén de las etiquetas. “Ni preso del público. He tenido plena libertad al trabajar con mi equipo artístico y la gente ha querido dejarse sorprender. A veces lo consigues más y otras menos”, alega.

Como muestra de ello, en su último álbum ofrece tres canciones inéditas amparándose en el talento más joven para impregnarse de él, como “Donna”, en el que buscó la colaboración del vocalista de Dvicio, Andrés Ceballos, o como “Joven loco desalmado”, compuesta por el también intérprete Pol Granch.

“Su forma de escribir es tremendamente actual, pero sigue siendo una balada y quizás es por donde tenemos que ir a partir de ahora”, pronostica.

A comienzos de 2020 inicia nueva gira por teatros de diferentes ciudades españoles que le llevará el 1 de marzo a actuar por primera vez en el Teatro Real de Madrid, ciudad en la que residió durante 27 años y que considera “un puntal” de su carrera, y dos noches en el Auditori del Fórum de Barcelona (18 y 19 de abril).

“Es cierto que allí estamos viviendo un momento de crispación, pero quiero pensar que somos la gente los que tenemos que pacificar esto y aprender a convivir”, opina sobre la situación en su tierra natal, “impotente ante unos políticos incapaces de sentarse a una mesa y alcanzar un acuerdo”.

Con todo, Dalma acudirá a votar en las elecciones generales de este domingo. “Nuestros abuelos y bisabuelos lucharon mucho para conseguirlo y precisamente hay que hacerlo para que no aparezcan personajes que no deberían haber aparecido nunca”, apostilla. EFE