La Chola Cuencana trabajó en carpintería con su padre para financiar su participación

Nulti volvió a atribuirse el título Chola Cuencana, Evelyn Saca reemplaza a su coterranea Dayana Ramón.

159
En su domicilio, la Chola Cuencana con sus padres César Saca y Soledad Loja, además su hermana Diana, su sobrina Samanta y su cuñado Freddy Medina.


CERTAMEN

Ante la presencia de miles de cuencanos y turistas nacionales e internacionales, que se dieron cita a la explanada del Ex CREA, este 3 de noviembre, en un evento cultural organizado por el Consorcio de Gobiernos Parroquiales, Evelyn Johanna Saca Loja, Cholita Nultense, fue electa Chola Cuencana 2019-2020, su participación se financió con trabajos extras de carpintería que hacía con sus padres en las noches, en el domicilio ubicado en la comunidad Hierba Buena.
El evento que fue parte de las celebraciones por los 199 años de independencia de Cuenca, destacó la belleza de la mujer rural y su cultura que se mantiene en el tiempo a través de su vestimenta típica como es la pollera. El bolsicón, la blusa bordada, el sombrero de paja toquilla que armonizan con sus inquietas trenzas.
El personaje “Chola Cuencana” constituye la representación viva de las mujeres mestizas sobre todo del área rural del cantón Cuenca, campesinas y muy dedicadas sobre todo a las labores agropecuarias, pero también gastronómicas en las que se destaca la comida típica como las papas locas que es muy común verles vender en los mercados y plazas de la ciudad.
La mujer morlaca también cuenta entre sus actividades con el arte de tejer sombreros de paja toquilla, y aunque no es muy común encontrarlas tejiendo en las pampas mientras pastorean o en las instituciones cuando acuden a realizar algún trámite como ocurre en los cantones de Sígsig y Chordeleg, se dedican a esta labor en sus hogares, en algunas parroquias rurales del cantón Cuenca.
Es Cuenca la ciudad que mantiene en alto desde hace mucho años, la cultura y donaire de la mujer campesina como ícono cultural y como una política institucional regentada por el Gobierno Municipal y el Consorcio de Gobiernos Parroquiales, en aras de conservar y mantener estos rasgos culturales locales, a través de una elección de gala de esta magnitud.
La joven que resulta ganadora, durante el año que ostenta el título, se convierte en embajadora de la cultura morlaca, luce el traje dentro y fuera del país a donde concurre por invitación de los pueblos, y de los grupos de migrantes.
Es su deber además, apoyar a las Cholas de las otras 20 parroquias del cantón, y desarrollar proyectos o programas en beneficio de sectores vulnerables como los niños y personas de la tercera edad, en coordinación con el Consorcio de Gobiernos Parroquiales Rurales del cantón Cuenca. (AZD)-(I)
Detalles
* La Chola Cuencana, Evelyn Johanna, cumplirá su mayoría de edad (18 años), el 25 de noviembre. Estudió en el colegio Benigno Malo y se prepara para rendir las pruebas e ingresar a la UNAE. Trabaja ayudando a su mamá a preparar almuerzos.
* El triunfo lo dedica a sus padres quienes se esforzaron para que su participación sea la mejor, incluso le pagaron por un día a un profesor, para que la prepare; También con trabajo extra le compraron un par de candongas en 65 dólares.
* Nunca antes vistió el traje, pero desde el momento que lo hizo y asumió el reto de ser candidata en Nulti, aprendió amarlo y admirarlo. Ahora le encanta escoger detalles en los bordados de las polleras, y combinar con el bolsicón.
Varias obras nocturnas
financiaron su participación
Todo empezó como una broma, un buen día llegó acompañando a su abuela a una reunión de adultos mayores en el centro parroquial. Les sonreía, les ayudaba a mover las mesas, a repartir la comida, fue cuando los psicólogos y más personal que estaba laborando empezaron a decir, “ya tenemos candidata para cholita”. Fue electa Chola Nultense el 7 de septiembre, de entre 6 candidatas.
¿Quién le propuso que se candidatice?
Ellos, los adultos mayores, yo siempre pensé que lo que ese día empezaron a decir no era más que un chiste, pero se tomaron en serio y vinieron a mi casa a decirles a mis padres; ellos dijeron que no teníamos dinero para alquilar y menos para comprar un traje, pero ellos dijeron que nos iban a ayudar con el alquiler.
¿Cuando vino todo el proceso?
Mi padre trabaja en una carpintería en el centro de Nulti, para ayudarme cogía obritas y trabajaba en las noches en casa, para poder cubrir los gastos como alquiler de trajes, hizo algunas puertitas y ventanas, mi madre y yo éramos sus ayudantes. Me decía no te preocupes hija, tú sólo concéntrate en prepararte, todo este trabajo es para tí, para pagar lo que necesitas.
¿Le gustó la idea de ser Cholita Nultense?
No pensé nunca ser candidata, no me imaginé ésto; cuando me puse por primera vez el traje, me preguntaba, ¿qué me dirán?, pero después me encantó. Me decidí por los adultos mayores, no les podía negar. Creí que no ganaría en Nulti pero ocurrió, entonces me dijeron que debía prepararme para la elección de la Chola Cuencana, ahí entendí el gran reto, y del cual ahora disfruto.