Reseña histórica del inmueble que alberga al nuevo hotel Cruz del Vado

Esta edificación fue construida en 1932 y en sus paredes albergó a Diario El Mercurio y también ahí vivió Federico Proaño.

93
Renovada fachada del hotel que se inauguró en julio de este año, y pertenece a la cadena Art Hoteles Ecuador. COR

En la calle La Condamine en el barrio de El Vado está ubicada una edificación patrimonial, que llama la atención porque parece un antiguo palacio, con sus paredes recubiertas de mármol rosado.

Este edificio de varios pisos guarda mucha historia, pues se conoce que fue construido en 1932 y diseñado por el ingeniero italiano, Carlo Bartoli, que en 1923 elaboró los planos arquitectónicos de la Catedral de Guayaquil.

La edificación acogió las instalaciones de Diario El Mercurio y por ello se le conocía como el “Palacio” de El Mercurio.

También en esta casa habitó el periodista cuencano Federico Proaño, por lo que en una placa ubicada en la fachada se recuerda que nació un 14 de marzo de 1848, en la casa No 42 de la calle La Condamine.

Octavio Sarmiento Abad, en la década del 30 vende esta casa a Nicanor Merchán, propietario de Diario El Mercurio, quien a su vez la traspasa una década más tarde a Mercedes Andrade de Ochoa.

En 1955 compra el inmueble la familia Sempértequi Paredes, y luego la hereda la hija del matrimonio María Eudocia Sempértegui, en el año 2003 venden la casa a sus hijos Luis Alberto y Sonia Lucía Maldonado Sempértegui, cuyo linaje la habitó hasta el 4 de junio de 2014.

En esta fecha la adquiere Art Hoteles Ecuador, que empezaría luego un arduo trabajo de recuperación, rehabilitación y apertura del nuevo hotel de Cuenca que se llama Cruz del Vado.

Luego de un proceso de renovación que tardó 3 años 8 meses, el nuevo Hotel aperturó en julio de este año, informó su gerente, Patricio Freire.

Cabe indicar, que Art Hoteles del Ecuador es una cadena de hoteles boutique de lujo, el primero se llama Hotel Mama Cuchara en Quito y el segundo es el Hotel Otavalo en la ciudad del mismo nombre.

Patricio Freire manifestó que para instalar sus hoteles, la cadena busca sitios icónicos de las ciudades donde se ubican, como en el caso de Cuenca es el barrio del Vado, que tiene mucha historia.

En su interior exhibe obras de artesanos locales, con el interés de que sus visitantes, que son en su mayoría extranjeros, conozcan el barrio y el destino que en este caso es Cuenca, que tiene mucho potencial, al ser capital cultural, resaltó.

Para ello, también cuentan con el servicio de personas que se encargan de llevarles a conocer el barrio de El Vado y sus emprendimientos.

Mantienen técnicas de construcción

Algo que llama la atención de este hotel es su estructura, pues en las habitaciones mantienen el bareque, que es un método antiguo de construcción. Se cuentan con cuatro tipos habitaciones de luxe, superior, premium y luxury, que es el más alto standar y son más amplias, además cuentan con vista a la parte nueva de la ciudad. (COR) (I)

Detalle

En la última planta hay un rooftop bar, con una panorámica desde donde se puede apreciar la parte antigua y nueva de Cuenca, además del río Tomebamba.