Asilados en embajada

Eliécer Cárdenas E.

46

Varios legisladores y legisladoras, con sus respectivos cónyuges, “volaron”, como se dice, al interior de la Legación Diplomática de la República Mexicana, en procura de asilo político. ¿La razón? Sentirse perseguidos por el Régimen, a causa de los hechos de vandalismo y violencia que se registraron, con motivo de las protestas en contra del decreto que eliminaban los subsidios a los combustibles.
Nadie hasta el momento del refugio en la Embajada en cuestión los había acusado de nada, porque recién estaban calientes las cenizas de la Contraloría con sus documentos, y también se hallaban en la calle los restos de las bataholas entre manifestantes y las fuerzas policiales y militares.
¿Acaso quienes se refugiaron en la Embajada de López Obrador tuvieron una premonición, mediante la cual algún “Nostradamus” de la “Revolución Ciudadana” les anticipaba lo que podía sobrevenirles, quedándose en casita mirando por televisión los infaustos sucesos que se registraban a lo largo y ancho del país? ¿O talvez aquella Cuántica de la que suele hablar Lenín Moreno, los puso sobre aviso acerca de algún ajetreo judicial en contra suya? Misterio, porque nadie desde el interior del refugio en la Embajada Azteca ha dicho ni “Pío” sobre las motivaciones de esta estampida del Cogollo Correísta a la Misión Diplomática.
Mientras la señora Rivadeneira corría sin sus habituales tacones altos a refugiarse en la Embajada, al otro lado de “Ciudad Gótica” como diría un aficionado a las historietas de Batman, la Prefecta Provincial de Pichincha era sacada de su lecho y llevada a rigurosa prisión. Gran diferencia, que deberá ser explicada, en todo caso, al interior de la agrupación seguidora de Rafael Correa. Queda en manos de la Quiromancia Judicial la resolución de este caso.
De todas maneras, los ecuatorianos “exigimos una explicación” como diría Condorito, a tan trepidante carrera hacia la Embajada de México, cuando ni siquiera los manifestantes pensaban en aquellas damas y caballeros. ¿Les traicionaron los nervios, en momentos en que todos andaban más atolondrados que novia en víspera de enlace? (O)