Violenta reacción de vendedor informal que pretendía ofertar productos en bus urbano

El comerciante informal al ser impedido de ofertar sus productos rompió un vidrio del automotor.

147
El vidrio de un bus fue destrozado con un objeto contundente; acción ejecutada por un comerciante informal.

Un comerciante informal reaccionó de manera violenta cuando fue impedido de ingresar a un bus urbano para ofertar productos a los pasajeros.

El vendedor como represalia lanzó un objeto contundente contra el vidrio de una ventana y causó destrozos.

Para Leonardo Albarracín, gerente de la empresa de Lancomtri, este hecho puso en riesgo la seguridad de las personas que viajaban en el automotor.

El caso sucedió el último lunes 21 de octubre, alrededor de las 19:00, en la avenida Héroes de Verdeloma y calle Luis Cordero, zona céntrica de Cuenca, cuando el bus cubría la ruta de la línea 16 (Hospital del Río – Mutualista Azuay).

Albarricín señala que el impedimento para que vendedores informales oferten sus productos en los buses consta en una ordenanza. Mientras los conductores intentan hacer cumplir la normativa se generan los inconvenientes.

Aquella noche el conductor del bus le manifestó al comerciante que no puede ofertar productos debido a una prohibición, hubo insistencia del vendedor y amenazas que terminaron en la destrucción del vidrio.

Desde la empresa de transporte se rechaza la violenta la actitud del comerciante y se pide que las autoridades refuercen los planes de seguridad

“Sabemos que no puede existir un policía en cada bus”, pero se requieren acciones que eviten nuevas agresiones. Una de las posibilidades es la vigilancia aleatoria del personal policial.

El agresor se retiró del lugar y no fue detenido. A más de los daños materiales hubo inconvenientes para los pasajeros que tuvieron demoras en el trayecto.

Proyectos

Ante el pedido de mayor vigilancia en los buses de transporte urbano en Cuenca se alistan proyectos de vigilancia, así lo señaló Mario Castro, comandante de la Subzona de Policía del Azuay. “Hay que partir de que no se puede poner un policía en cada bus”, mencionó.

Hace cuatro meses se comenzó a trabajar de manera conjunta con el representante de la transportación urbana, sin embargo hubo cambios de representantes y los proyectos tendrán que ser retomados.

La Policía señala que una de las ventajas son las cámaras que existen el los buses, dispositivos que ayudan para realizar el monitoreo.

También, se va ha trabajar con los policías del Grupo de Operaciones Motorizadas (GOM), para reducir los tiempos de respuesta ante emergencias. (KOQ)-(I)