Asfaltar notificada sobre suspensión de actividades que realiza en la planta ubicada en Gualaceo

422
Planta asfáltica de la empresa Asfaltar, en la parroquia Remigio Crespo Toral, donde se realizó la notificación ayer. (Cortesía)

Licencia

En Cuenca, ya se notificó a la empresa Asfaltar, de la Prefectura del Azuay, a través de su gerente, sobre la suspensión de actividades en su planta ubicada en el sector Guaymincay, en la parroquia Remigio Crespo Toral, del cantón Gualaceo, por no contar con la licencia ambiental, esto fue ratificado este martes en el campo de acción a los trabajadores, tras una inspección en la parroquia gualaceña, con la intervención del asesor jurídico del Ministerio del Ambiente (MAE), Istvan Medveczky.
La notificación de suspensión tiene que ver con las actividades y el proyecto en general de emplazamiento de la planta, hasta que concluya el trámite que está en marcha sobre la obtención de la licencia ambiental.
En la parroquia hay malestar, así lo señaló Claudio Zaruma, morador de Remigio Crespo Toral, quien dijo que el emplazamiento realizado es inconsulto y que la comunidad quiere que Asfaltar salga del lugar por cuanto hasta ahora es un lugar en el que se ha respirado aire puro y no quieren contaminación con el polvo, aceites y más, mucho más cuando está a pocos metros de la escuela Club de Leones La Virginia, y tratándose de una zona agrícola y ganadera.

Inspección

La inspección se llevó a cabo con la presencia de técnicos del MAE y la Secretaría del Agua, Demarcación Hidrográfica del Santiago, quienes en base a una denuncia formal y alertas ciudadanas arribaron al lugar para verificar la situación.
Esta suspensión debe ser inmediata y de todas las actividades que se venían realizando en el lugar sin licencia ambiental y permisos para operar maquinaria de remoción de material pétreo.
Según Medvecdzky, la empresa no cumple con la licencia, ni ha presentado un plan de manejo e impacto ambiental para iniciar actividades. (AZD)-(I)

DATO

Se harán revisiones periódicas, para verificar que no se reanuden las labores hasta que exista la licencia ambiental, misma que debe ser socializada.