El invite a abrazarse como parte de la cultura de armonía

41
Los jóvenes hacían un performance como parte del proyecto.

Dos jóvenes llevaban en sus manos un letrero azul hecho en espuma flex. “Te cambio una sonrisa por un ¡abrazo ¡” decía el cartel y claro, la mayoría observaba el letrero, pero, pocos se atrevían al emotivo trueque.

El parque Calderón -en el frontis de la Catedral La Inmaculada- como escenario del intercambio, de esa invitación a ser parte de un proyecto que se centra en esta actitud muy humana, el arte de abrazarse (con el respeto mutuo) y terminar la jornada del día con un pequeño momento de paz, de felicidad, siendo parte de la cultura de armonía.

El propósito de este abrazo candoroso era que, por ese pequeño instante, el abrazado sienta alegre, optimista. El pequeño letrero tenía una cámara, como de un celular, para registrar las actitudes de las personas, la conducta de cada una de ellas y hacer un registro de toda esa vivencia de abrazos en el parque.

El proyecto estaba en manos de los estudiantes del primer semestre de la Carrera de Arquitectura de la Universidad Católica de Cuenca, y la asignatura de Lenguaje y Comunicación. Dos días de actividades. De todo lo cosechado, los chicos harán una producción multimedia y dar un tratamiento académico. (BSG)-(I)