Ganadores y perdedores, dos escenarios tras el paro

Resaltan el resurgir del movimiento de estudiantes. Un foro organizado desde la academia analizó las consecuencias de las jornadas de protestas. A la pregunta ¿quién perdió en el paro?, y descontado el factor económico, surgen múltiples respuestas que tocan el factor político como el social. En el consenso, el gobierno aparece como el mayor perdedor. Diego Idrovo, profesor de Ciencia Política en la facultad de Derecho de la Universidad de Cuenca, señala que “el gobierno perdió. Incluso en el diálogo, se mostró la poca capacidad que tuvo para conducir la situación”.

89
 La noche del pasado miércoles en el auditorio de la Facultad de Economía de la Universidad de Cuenca, se debatió los resultados del paro. PSR

Resaltan el resurgir del movimiento de estudiantes. Un foro organizado desde la academia analizó las consecuencias de las jornadas de protestas.

A la pregunta ¿quién perdió en el paro?, y descontado el factor económico, surgen múltiples respuestas que tocan el factor político como el social. En el consenso, el gobierno aparece como el mayor perdedor.

Diego Idrovo, profesor de Ciencia Política en la facultad de Derecho de la Universidad de Cuenca, señala que “el gobierno perdió. Incluso en el diálogo, se mostró la poca capacidad que tuvo para conducir la situación”.

Así mismo, queda debilitada la figura del presidente como jefe de gobierno y ante el público la dirigencia indígena tuvo un mejor discurso.

Otro sector que pierde ante la población son los transportistas, porque quedó demostrado que solo defienden sus intereses. La ciudadanía pierde por los efectos económicos que dejaron las movilizaciones y pierden los dirigentes indígenas porque se les atribuye brotes de violencia, aunque se discrepa sobre si están o no divididos.

Otra tesis es que con el paro no gana nadie y deja pérdidas a todos. En lo político pierde el ala política de Rafael Correa, a la que se atribuye un intento de desestabilización, con el agregado de que algunos de sus dirigentes o militantes como la prefecta de Pichincha Paola Pabón que está detenida y otros asilados en la Embajada de México.

El sentimiento general es que la lucha social ha sido justa y logró que se los reconsidere, aunque seguramente se focalizará los subsidios, pero sin eliminarlos.

Jaime Nebot también pierde y sus palabras despectivas a los indígenas en el sentido de que “deben volver al páramo” lo debilita en la Sierra. Los resultados de las movilizaciones pueden tener repercusiones en las elecciones.

Fernanda Pacheco, socióloga, prefiere contestar quién ganó tras las jornadas de protestas, y su conclusión es que hay un triunfo de la movilización social: los indígenas, los sectores sociales, tras años de haberse impedido la movilización, criminalizado la protesta, reprimido a las organizaciones sociales con Correa a lo que ha dado continuidad Moreno.

Añade que llamó la atención la movilización de los universitarios, con alto grado de concienciación, solidaridad y empatía. A su juicio, ha ganado la colectividad, pues hubo acciones de esfuerzo y colaboración. Menciona una resistencia a la represión, como la cadena humana para sacar piedras del río y hacer barricada, las transmisiones por redes sociales que documentaban lo que estaba ocurriendo, el cacerolazo de Quito.

Ganaron los sectores sociales al organizarse, “la gente comenzó a politizarse de nuevo a pesar del estado de excepción. Ojalá el gobierno escuche para construir otra historia para que esto no suceda otra vez… Hay que honrar a los fallecidos por el exceso de fuerza. Hay temas pendientes”, señala Pacheco. (AVB)-(I)

Voces universitarias.- María Mercedes Ojeda, estudiante, reclamó por la violencia con que fueron reprimidos sus compañeros, golpeados por los uniformados y opinó que puede ser un punto de partida para reorganizar el movimiento estudiantil.

Pablo Paño, docente, cree que ha sido un mensaje al mundo de cómo una sociedad movilizada puede obligar a rectificar a un gobierno y cómo las medidas globales del Fondo Monetario Internacional (FMI) afectan a miles de familias locales. Eloy Alfaro, docente, dijo que la fuerte acción de los movilizados fue el nivel de respuesta a la represión, pidió el desmontaje del sistema de represión y opinó que dado el nivel que alcanzó, no debería admitirse del desfile militar en las próximas fiestas. (I)