Persisten problemas con los alcoholímetros de la Terminal

40
Manuel Vintimilla, administrador municipal de la Terminal Terrestre de Azogues, junto a Cristian Palacios, otro funcionario municipal, muestran uno de los alcoholímetros que no funciona, ubicado en la zona de las ventanillas de las cooperativas.

La ANT con la administración de la Terminal se reunirán mañana para buscar una solución definitiva.

A pesar de las solicitudes constantes para la reparación de los dos alcoholímetros de la Terminal Terrestre de Azogues, han transcurrido alrededor de dos años, que no funcionan. Mientras tanto, los controles móviles de alcoholemia son escasos para los choferes de los buses que viajan diariamente.

Dichos alcoholímetros que se ubican, uno en el área de las ventanillas de las cooperativas de transporte y el otro en la sala de espera de pasajeros, los instaló desde hace algunos años atrás la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) a través de un contratista, bajo custodia de la administración municipal de la Terminal.

Manuel Vintimilla, administrador de la Terminal Terrestre de Azogues, manifestó que desde hace un mes envió el último oficio a la Dirección Provincial de la ANT del Cañar solicitando el arreglo de los dos alcoholímetros. Comentó que se prevé que mañana se lleve a cabo una reunión con el director provincial de la ANT para definir el tema.

Vintimilla recordó que el mantenimiento de los alcoholímetros es responsabilidad de la ANT, “cuando recién funcionaron, la empresa contratada por el Gobierno los mantenía de forma periódica, pero luego dejaron de hacerlo”. Además, carecen de los enlaces con el sistema tecnológico de la ANT, ya que fueron retirados.

Dijo que espera que la ANT los renueve o busque una nueva empresa que se encargue del mantenimiento de estos. “Para la Terminal, es importante que vuelvan a operar para brindar mayor seguridad a los pasajeros”.

Este comentario lo comparten los choferes y pasajeros de la Terminal. Por ejemplo, Luis Idrovo, socio de la cooperativa Ingapirca, expresó que en ocasiones se contratan choferes para que manejen los buses, “y no sabemos en que estado se encuentran cuando les toca trabajar”.

Idrovo recalcó que desde que no funcionan los alcoholímetros no se realizan controles dentro de la Terminal, más bien cuando se hacen operativos en las vías por la Policía Nacional, se sanciona a los infractores.

Mantenimiento

De su lado, Fernando Morales, director provincial de la ANT del Cañar, recalcó que no se ha podido dar mantenimiento porque los contratos con la empresa responsable del mismo se tenían que renovar. Dijo que este problema de los alcoholímetros no solo se presenta en Azogues, sino también en otras ciudades del país como Cuenca.

Morales comentó que por temas de personal y presupuesto no se pueden hacer controles de alcoholemia permanentes en la Terminal Terrestre, es así, que se los planifica mensualmente lo que incluyen las vías de la provincia; sin embargo, según los últimos registros nacionales, la provincia del Cañar sería la primera en la que han disminuido los índices de accidentes. (BPR)-(I)