Mujeres rurales del Azuay celebran su día trabajando

57
Azuay, hasta el 2017, tenía 177.272 mujeres en el área rural.

No eran visibles ni siquiera en sus parroquias. Acaso porque no tienen la necesidad de competir y mostrarse como pasa en la ciudad a través de distintas formas. Ellas estaban en sus casas ubicadas en las áreas periféricas, en las áreas rurales, haciendo de todo: cocinando, planchando, sembrando, confeccionando, creando, criando, arando.

Sin embargo, cayeron en la cuenta de que sí podían mostrarse porque empezaron a valorar su trabajo, que en la mayoría de casos no eran remunerados. Pero había un problema: la falta de oportunidades para visibilizarse. Ante tal situación, en el 2013, crearon la Red de Mujeres Rurales de Cuenca.

“Quisimos reunir a la mujer rural y quitar la brecha que hay entre la ciudad y la zona rural. La ciudad nos ha marginado, las autoridades nos han marginado. Ellos dicen que sí apoyan, pero nos ponen tantas trabas. Hay mucha burocracia”, dice Rosa Guananga, presidenta de la red.

Aun así, sin mayores oportunidades, las mujeres que un principio hacían ciertas actividades por afición decidieron emprender para luego juntarse y formar la red. De pronto: tejedoras, confeccionadoras, artesanas y cocineras se unieron y presentaron una serie de productos distintos al trabajo que se relaciona con la mujer rural: la agricultura.

Cambiar conceptos

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), a nivel mundial, una de cada tres mujeres empleadas trabaja en la agricultura. No obstante, para Ligia Ortega, miembro de la red, es necesario cambiar la percepción de que la mujer del campo solo sirve para trabajar la tierra.

“No hay los espacios. Si una pide un espacio, todo se vuelve político. Si no estamos apoyando a los políticos, no nos ayudan. Yo siempre digo que las mujeres del campo somos todólogas, porque sabemos hacer de todo y lo hacemos bien”, dice Ortega.

Desde que se fundó la red, más de una docena de mujeres de 17 parroquias del cantón Cuenca se han unido para apoyarse y mostrar su trabajo, y de a poco, las instituciones públicas les han brindado espacios para desenvolverse.

“Nosotras nos hemos arriesgado para ayudar en nuestros hogares y compartir gastos. Ya no avanza que una sola persona trabaje, tenemos que trabajar todas”, dice Maribel León, quien pertenece a la red y es miembro de la asociación Luchando para el futuro de la parroquia Sinincay.

La asociación está conformada por 13 mujeres, quienes producen vino, comercializan cuyes y elaboran alimentos para vender en Sinincay y en las ferias. El producto que mejores resultados ha tenido es el vino porque se ha distribuido por todo el país.

Celebración

Desde el 2008, cada 15 de octubre se celebra en el mundo el Día de las Mujeres Rurales. En el caso de la provincia del Azuay, ayer la red celebró su día emplazando una feria en la plaza artesanal que estará hasta este viernes. Entre lo programado está la venta de los productos elaborados en las parroquias y degustación de comida típica. (AWM)-(I)

Datos de las mujeres rurales en el Azuay y de la ONU

  • Según el Atlas de Género publicado en el 2018, hasta el 2017, Azuay tenía 177.272 mujeres en el área rural, lo que le convirtió en la segunda provincia del Ecuador, después de Cañar, que superó el número de habitantes hombres.

  • La provincia del Azuay tiene el mayor número de prevalencia de jefatura hogar femenina en comparación con otros territorios ecuatorianos, es decir, la mujer es la que sustenta a su familia.

  • Este año, por el Día Internacional de las Mujeres Rurales, la Organización de Naciones Unidas decidió destacar el papel que desempañas las mujeres y niñas del medio rural en el desarrollo de la resiliencia ante la crisis climática en el mundo.

  • Según la ONU, en el mundo, el 80% de los hogares sin agua corriente depende de mujeres y niñas para conseguirla.