El paro, pretexto de algunas vendedoras para subir los precios

La papa, la naranja, el culantro, entre otros, han sufrido el impacto de la coyuntura.

61
Mirian Barros, comerciante del mercado Nueve de Octubre, muestra los productos a su cliente. ACR

Pese a la presencia de funcionarios de la Intendencia de Policía del Azuay, ayer en algunos mercados de Cuenca durante un operativo sorpresa de “sondeo para verificar actuales precios de productos”, una gran cantidad de vendedoras mantienen costos elevados.

Funcionarios de la Intendencia de Cuenca ayer en operativo sorpresa en mercado Diez de Agosto. ACR

En el mercado Nueve de Octubre, comerciantes siguen con el argumento “del paro” y venden una libra de papa superchola a 80 centavos; mientras que la yuca, varias vendedores ofertan tres libras a un dólar.
En el mercado Veintisiete de Febrero -aunque es uno de los centros de abasto en donde no hubo desabastecimiento los días de paralización- los costos mostraron una modificación fuerte en ciertos productos: un atado de culantro pasó de 25 a 50 centavos; un dólar los seis tomate de árbol, antes daban una docena; una libra de pollo a 2,45 dólares; una papaya grande a cinco dólares; cinco manzanas pequeñas por un dólar, naranja 15 por un dólar, etcétera.

José Bravo, funcionario de la Intendencia, anticipó que la sorpresiva elevación de costos por la paralización no será permitida bajo ningún pretexto y los valores tendrán que retornar a los anteriores. Advirtió que esta semana los operativos de control sorpresivos ya no serán de “sondeo”, sino habrá sanciones.

Rolando Orellana, mayorista de papas, ayer dijo a este medio de comunicación que él debe viajar personalmente hasta Píllaro (Tungurahua) para traer el producto; tanquea su camión con 50 dólares de ida y 50 de vuelta, además contrata a cargadores.

Y allá, él debe pagar 33 dólares por cada quintal, por lo que vende a 36 o 38 dólares en los mercados de Cuenca, no tiene opción, caso contrario, no obtiene utilidad. Antes del paro, Orellana compraba el quintal a 30 dólares en Píllaro.

Rosa Baculima, comerciante del mercado 10 de Agosto, este lunes vendía cada libra de superchola a 60 centavos; explicó que esto se debe a que los mayoristas de la Feria Libre (El Arenal) le dan a ese precio.

En este mercado, Ruth López, comerciante, no sabe como hacer para recuperar los 20 dólares que le costó un racimo de verdes, antes valía seis dólares; por eso comenzó a vender a sus clientes tres unidades por un dólar.

Las carnes en el mercado Nueve de Octubre este inicio de semana se mostraron con una aparente estabilidad, aunque no retoraron “del todo” al precio anterior. Mirian Barros, comerciante, vendió una libra de pollo a 1,50 dólares; en otros puestos el costo era similar, y si alguien quería llevar un ave entera, según el peso, la más pequeña bordeaba los seis o siete dólares. (ACR)-(I)

CIFRA

7

dólares costaba una gaveta de 45 unidades de tomate riñón , hoy vale 22 dólares, alerta la comerciante Ruth López, refiriéndose a mayoristas que sin explicación le dan este precio.

DATOS

Exhibición
de costos

En mercados céntricos de la ciudad, como el Diez de Agosto, las naranas se venden ocho por un dólar, antes de la paralización eran 15 por este precio; y, en la Feria Libre (El Arenal) daban incluso 30 (aunque de tamaño pequeño) por un dólar, lamenta Nancy Pesántez, ama de casa que este lunes recorría este mercado solo con una funda y su monedera. Lo único que no ha subido, dijo, es el arroz, azúcar y afines.

Casi todas las comerciantes, de mercados, consultadas por qué hay variación de costos, responden que es por la paralización y que a ellas también les dan costos altos los mayoristas. El recorrido que hizo ayer uno de los dos equipos de funcionarios (un caballero y cuatro mujeres) de la Intendencia que entró al Diez de Agosto fue sin presencia de la Policía. Ellos exhortan a que se exhiban los precios referenciales para que los clientes vean previamente. (I)