Prisión preventiva a dos acusados en Guayaquil por incendio

48

La Fiscalía dictó este lunes en Guayaquil prisión preventiva para dos individuos presuntamente responsables del homicidio culposo por la muerte de diez personas que murieron el pasado 12 de octubre al quedar encerradas en la clínica de rehabilitación clandestina en la que se encontraban.

Según informó la Fiscalía General de Ecuador a través de un comunicado, Cristóbal Colón D. B., y Nelson Francisco P. M., eran presuntamente los encargados de las llaves de acceso al inmueble, en el que funcionaba la clínica de rehabilitación para consumidores de sustancias estupefacientes, ubicado en el sur de Guayaquil, donde se declaró el fuego hace dos días.

El incendio se produjo en una vivienda de dos pisos donde funcionaba un centro de recuperación de adicciones “del cual sus ocupantes intentaron escapar, pero no pudieron al encontrar cerradas las puertas de ingreso y con obstáculos (camas atravesadas)”, afirmó la Fiscalía.

Los dos sospechosos se encuentran actualmente en prisión preventiva en el Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas en Conflicto con la Ley de Guayaquil, “por cuanto los indicios del delito son consistentes en relación a los ahora procesados”, indicó el juez.

En este sentido, la Fiscalía les imputa el cargo de “homicidio culposo”, cargo que se sanciona con la pena privativa de libertad de 3 a 5 años.

Entre los elementos de convicción presentados en la audiencia celebrada hoy constan la denuncia de un familiar de uno de los occisos y las versiones de los agentes.

También figuran los partes policiales de detención y los informes del levantamiento de cadáveres por parte de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased).

No se trata de la primeras víctimas que mueren debido a un incendio desatado en la clínica de desintoxicación clandestina a la que asisten en Guayaquil.

La considerada como capital económica de Ecuador sufrió otro caso similar el pasado mes de enero, en el que hasta 18 jóvenes murieron y otros 12 resultaron gravemente heridos en un centro clandestino de rehabilitación para drogadictos y alcohólicos, suceso que se saldó con dos detenidos a quienes se les imputaron penas de entre 10 y 13 años de prisión. EFE