Cristina Ortega: “Sé que la próxima Reina de Cuenca también hará un buen trabajo”

48

Cristina Ortega, Reina de Cuenca 2018-2019, a quien le quedan pocos días para cumplir con su periodo debido a que la gala final de elección está programada para el 23 de octubre en el teatro Carlos Cueva Tamaríz, nos contó sobre su experiencia, labor social y aspiraciones.

“Ha sido un año súper duro, de mucho trabajo social, todos los días he intentado ser mejor, tratar de cumplir todos mis proyectos que tenía pendientes, incluso los que salían diariamente. He crecido mucho como persona, me ha encantado, es una experiencia muy satisfactoria realmente para mí”, dijo Cristina de 19 años sobre su reinado.

Y es que ser Reina de Cuenca es palpar la realidad de la ciudad, conocer de cerca las difíciles situaciones por las que atraviesan algunas personas. “En este tipo de experiencias a uno se le sensibiliza mucho el corazón y sale de esa burbuja que ha vivido siempre, entonces es algo que creo que todos los seres humanos deberían vivir y apoyar también a la Fundación Reinas de Cuenca”. Aseguró que ser Reina significa hacer labor social, estar dispuesta a la ayuda, a pensar en los demás y a ponerse en los zapatos de los otros. “Siempre supe que si llegaba a ser Reina de Cuenca el principal objetivo era hacer labor social, siempre tuve ese pensamiento”.

Acerca de la belleza física cree que todas las mujeres son lindas por dentro y por fuera, “pero la belleza en sí para estos certámenes no es importante, para mí sinceramente no es así”.

Metas cumplidas e inversiones

 El proyecto social que desde un inicio planteó Cristina fue trabajar con madres adolescentes, el cual fue cumplido. Logró desarrollar talleres de automaquillaje y peinado, para que las mujeres de Casa Violeta puedan trabajar y sostener a sus familias. “Recientemente en el mismo lugar hicimos la entrega de máquinas de coser para que puedan hacer toallas higiénicas ecológicas, es un emprendimiento”.

Desde que empezó su tiempo como Reina pudo recibir por parte del Municipio de Cuenca 10 mil dólares más IVA, dinero que es entregado a la Fundación para hacer obra social. Además, gracias a su autogestión obtuvo aproximadamente 49 mil dólares. “Este dinero conseguí con la carrera 5K, con el ‘Di que Sí’, con las tres campañas visuales, una de ellas fue donada a Solca”.

Con esos recursos pudo realizar varias donaciones, entrega de refrigerios, de lentes, kits de aseo personal, adecuaciones de obra civil en centros educativos, llevarles medicamentos, pañales, talleres de emprendimiento y automaquillaje, capacitaciones en mercados junto con la Universidad de Cuenca, implemento para emprendimientos, entrega de útiles, donación de materiales de arte para la zona de Molleturo, entradas al cine para la comunidad de Parcoloma-Tarqui, donaciones de kits dental e implementación de un consultorio odontológico en ADINEA. “También vamos hacer la donación de juegos para personas con discapacidad en dos colegios”, acotó.

Con todo lo realizado hubo aproximadamente 18 mil beneficiarios directos y 23 mil indirectos. Un total de más de 40 mil personas.

“La ayuda es infinita, es de todos los días pero se trata de hacer lo posible, lo que está en mis manos, trato de ayudar a la gente a diario, a las personas que acuden a la Fundación e incluso buscar lugares que necesitan ayuda, he tratado de cumplir con todo”.

 “Tuve el apoyo de mis amigos y familia”

Cristina cuenta que no fue mucho el tiempo que debió alejarse de su familia y amigos, porque siempre estuvieron acompañándole. “Tuve el apoyo de mis amigos y mi familia, fue un equipo grande, incluso con la secretaria de la Fundación, nunca sentí que me alejé, estuvieron conmigo”.

Mencionó que a la nueva electa la apoyará en toda su labor. “Tengo varios eventos que resultaron muy bien en este año, que dieron plata a la Fundación para la autogestión, entonces desearía que la próxima Reina continúe con lo que dio frutos. Quisiera ser apoyo para la próxima, quedo como vicepresidenta de la Fundación entonces va a tener mi apoyo, le ayudaré en su proyecto y que continúe con unas actividades mías también”.

Cristina continuará estudiando su carrera de ingeniería de la producción en la Universidad del Azuay, y seguirá de la mano con la Fundación Reina de Cuencas para seguir haciendo lo que le encanta: labor social. “Me siento feliz por haber cumplido mis objetivos aún más de lo pensé y, tristeza porque ya dejo el cargo, pero me siento bien y sé que la próxima Reina de Cuenca también hará un buen trabajo”. (MAA) (E)