Díalogo sin migajas

Gonzalo Clavijo Campos

40

Al final no dio resultado la estrategia de los medios de comunicación nacional públicos y privados por invisibilizar la protesta social y la desmedida represión de policías y militares. La resistencia, las marchas, fueron inmensas, multitudinarias, quizá las más grandes en la historia republicana. En cada urbe del país y no solo de las nacionalidades indígenas, sino también campesinos, estudiantes, trabajadores, población mayoritaria, que se sienten afectados con el incremento de combustibles impuesto por el FMI que ya generó el encarecimiento de los alimentos y que llevará a mayor pobreza y desolación.

¡No estamos ayudando a nadie, son Ellos los que nos están ayudando a nosotros!, expresó acertadamente el Señor Rector de la UPS Padre Javier Herrán Gómez, al recibirles y atenderles cálidamente a los hermanos indígenas en sus predios universitarios de la capital. Y es que los indígenas en las movilizaciones han sido ejemplo de dignidad, valentía, coraje y humildad para los “mestizos” y “blancos” del Ecuador, América y el mundo y nos están dando cátedra de política, de organización, disciplina y ética. Ellos cuidan con pasión: el agua, la naturaleza el páramo, lo han abandonado por poco tiempo…

Bien dice el gran poeta Miguel Angel Zambrano: ¡Pero quizá es este horizonte de ponchos que enrojece el final del verano como un amanecer primigenio. Tal vez el indígena es un país y es el único que piensa en todos. Quizá solo ellos nos quieren como nunca sabremos querer a nadie, por eso vinieron a darnos luchando, a darnos pidiendo, nunca un gerundio tuvo tanta sangre, a darnos muriendo!

Pero el paro y bloqueos ya no pueden continuar, apremia el diálogo y los acuerdos. Los primeros ofrecimientos del Gobierno son tan solo migajas. ¡No se puede cargar al pueblo pobre toda la crisis y dispendio de la década perdida! (O)