América mestiza

40

Muy difícil afirmar cuál, de los acontecimientos del pasado, ha sido de mayor peso en lo que es el mundo contemporáneo. Es innegable la trascendencia del descubrimiento y conquista de América cuyo 527 aniversario se celebró ayer. Españoles, portugueses, ingleses y franceses llegaron al nuevo mundo para colonizarlo y obtener el enorme provecho económico que estas nuevas tierras ofrecían. Se habla en nuestros días de una América Sajona y una América Latina. La primera potencia económica y bélica se encuentra en el área sajona, su peso en los cinco continentes es evidente, lo que ha generado admiración y odio según el “cristal con que se mire”.

Este continente estaba poblado por los que, debido a un error geográfico, se denominan “indios”. En el área latina había civilizaciones de muy alto nivel como las Maya, Azteca e Inca y en sus territorios se establecieron los españoles, dando lugar a un proceso de mestizaje racial y cultural. Esta circunstancia nos permite habla de un América Latina con peso indígena respetable, otra con importancia africana y una tercera con predominio blanco. Si analizamos el problema con una visión cultural, es evidente que se trata de un mestizaje que le ha dado una fisonomía diferente, lo que ha hecho que Huntington, en su libro “Choque de Civilizaciones” la considera una de las nueve del mundo.

Un proceso de mestizaje es provechoso, ya que cada cultura trae consigo elementos positivos, pero también, la historia lo demuestra, ha traído consecuencias negativas debido al abuso de culturas más poderosas en lo bélico y económico –conquistadoras- sobre las conquistadas. En nuestros días hay una tendencia a superar estos abusos y discrímenes y aceptar civilizadamente a los diferentes grupos humanos que habitan en cada Estado. Quienes vivimos ahora, con miras al futuro, es importante que superemos estas situaciones y demos mayor vigor a los esfuerzos para lograr una interculturalidad positiva. En los últimos tiempos se han dado pasos importantes, pero queda algo por hacer.