Alerta contra la división del pueblo y el conflicto

A Moreno le será difícil gobernar, encontrará una sociedad dolida, desgastada, rota y desconfiada Manuela Cordero, docente universitaria, elevó en la red social Twetter una advertencia contra el odio. En esta entrevista alerta contra este sentimiento si en el país no hay diálogo, para realmente conocernos entre todos los sectores.

133

LA ENTREVISTA/ Manuela Cordero, catedrática de la Universidad del Azuay

A Moreno le será difícil gobernar, encontrará una sociedad dolida, desgastada, rota y desconfiada

Manuela Cordero, docente universitaria, elevó en la red social Twetter una advertencia contra el odio. En esta entrevista alerta contra este sentimiento si en el país no hay diálogo, para realmente conocernos entre todos los sectores.

Arquitecta, advierte Ud. que nos invade el odio…

Lo escribí después de haber visto las noticias, las redes sociales de los amigos. Estos momentos sacan de nosotros lo mejor y lo peor de qué estamos hechos… La incertidumbre es constante, un gobierno que no da pie atrás, supuestas negociaciones para contrarrestar medidas que no fueron dialogadas… La intención no es sacar al gobierno sino que derogue las medidas para ir al diálogo con los representantes de indígenas y empresarios. Pero no se puede ir al diálogo con la consigna de “Diga Ud. lo que quiera, mas yo no daré pie atrás”.

Como que no hay afán de consensuar

No. Y en un clima tan enrarecido, no sabemos qué pasa. La Asamblea tarda ocho días en hacer un comunicado ¿no es vergonzoso que se hayan quedado callados? Nos sentimos en indefensión. Esperamos de nuestras autoridades mayor acción. No esperábamos tener ocho días de manifestaciones. Si queremos buscar responsables, es el Estado. No nos tenemos que distraer, es clarísimo…y quien debe abrir la tregua es el Estado.

Y, por supuesto, que nos duele mucho todos los lados de la violencia… es como si una olla de presión se hubiera desatado. Mucho tiempo reprimidos. Los chicos que han estado en las manifestaciones, seguramente es la primera vez en su vida que acuden a una y sin embargo explotan de esa manera.

Sí, pues. Estos jóvenes nunca…

Venimos de un gobierno en el que no había como chistar. Entre entre los dos gobiernos hay un distinto manejo de la crisis. El “30 S” se cortó la señal y teníamos un solo lado de la historia, tampoco estaba bien pero no podemos descuidar lo que hacemos como sociedad porque vamos a explotar si no dialogamos y caemos en cuenta que somos diferentes.

Y hay un clima de división

Por supuesto, somos una sociedad completamente dividida. Hay personas que en su imaginario no existen la pobreza ni la carencia. Una clase media o media alta que considera que “el pobre es pobre porque es vago” es inaceptable. Eso es un desconocimiento de nosotros, cada vez vamos abriendo una brecha más grande.

¿Y parte de eso es la reacción de los indígenas?

Es la reacción porque no nos conocemos. Nuestra sociedad no conoce la realidad de los indígenas, a la gente no le entra en la cabeza que estén con su familia en la manifestación, lo ven irresponsable. ¿Pero en qué contexto es irresponsable…? desconocemos cómo funcionan las comunidades. Decimos que somos un país multicultural y pluriétnico, no nos conocemos ni somos tolerantes… la sociedad tiene una serie de capas que supuestamente no deberían tocarse y cuando se tocan, salen chispas.

¿Una reacción violenta ante la exclusión?

Todos los actores en este momento han buscado la calle para legitimarse… tanto así que Nebot, en Guayaquil, también buscó la calle para legitimarse… Es importante reflexionar, tras pasar esta coyuntura, sobre qué clase de país queremos. Si queremos seguir desconociéndonos entre nosotros y nuestras realidades profundas y complejas, vamos a seguir limitando los discursos a decir “los ambientalistas se quejan porque quitan el subsidio”. Eso es reducir la problemática, porque este país ha tenido ese subsidio más de 40 años. A nadie le gusta que le quiten sus privilegios, más aún si ese privilegio significa una cantidad importante de su presupuesto…

La forma cómo el gobierno ha manejado las medidas es irresponsable y además con un: “háganse cargo los municipios”; “háganse cargo los transportistas” y se les ocurre, al apuro, contrarrestarlas, la medida debía venir con su contraparte…se debió dialogar, por lo menos, con los asambleístas…A quien le corresponde hacer una tregua es al Estado, vamos a seguir así o esto se va a terminar por el cansancio, por la decepción. A Moreno le va a ser absolutamente difícil gobernar porque se va a encontrar con una sociedad dolida, desgastada, rota y desconfiada.

Y confrontada entre ciudadanos…

Confrontada, ya a cada uno le pasaría que discutió con amigos y familiares, eso nos enfrenta. La única manera de salir de esto es que el gobierno dé una tregua, dé la mínima posibilidad de negociar y que quite el estado de excepción.

Han salido a relucir divisiones entre el pueblo

Cierto, han salido a relucir, no es que no existían. Ojalá a partir de ahora nos sirva para dialogar de verdad. Es como si a todos nos saliera la rabia pura, la impotencia. Si preguntamos a un joven por qué tiras la piedra al policía, tal vez diga porque siento que me está matando y tengo que defender mi vida. Si nos ha salido el lado salvaje nos ha salido a todos.… (AVB)-(I)