Tensa espera en Ágora cultural ocupada por indígenas, tras toque de queda

78

Miles de indígenas agolpados en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el centro de Quito, mantenían en la tarde de este sábado una tensa espera sobre la decisión de sus dirigentes de evaluar el “toque de queda” declarado por el Gobierno, justo cuando se había abierto una vía de diálogo para frenar las protestas.

El Gobierno adoptó un “toque de queda” en Quito, como medida contra el asedio de las protestas que se han recrudecido este sábado contra un decreto del Ejecutivo que incrementa el precio de las gasolinas, cuya vigencia estaba estipulada en una acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (EFE).

Periodistas que cubrían las protestas confirmaron que los manifestantes, tras enterarse del “toque de queda” decidieron acudir al Ágora de la Casa de la Cultura a esperar alguna definición de los dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Coanie), movimiento que convocó a las jornadas de protesta.

Según imágenes de televisión, en las inmediaciones de la Casa de la Cultura la Policía ha tomado el control de algunas vías, mientras grupos de manifestantes se han replegado a otro sector para evitar los choques con los gendarmes.

El “toque de queda” en Quito fue decretado este sábado por el presidente del país, Lenín Moreno, a partir de las 15.00 hora local (20.00 GMT) con el fin de frenar las manifestaciones de indígenas y de otros grupos sociales que se extendieron este sábado pro toda la ciudad.

Muchos de los manifestantes indígenas que han permanecido desde hace diez días en la capital han acudido a los centros universitarios que han sido adecuados para albergar a los manifestantes.

El presidente Moreno dijo en su mensaje a la nación que la medida de excepción buscaba “restablecer el orden en todo el país”, especialmente en Quito donde se habían concentrado las protestas contra los ajustes económicos que aplicó a principios de mes.

“He dispuesto al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, inmediatamente tomar las medidas y operaciones que sean necesarias” para cumplir con los objetivo señalados.

El mandatario dijo que detrás de las protestas indígenas hay grupos que generan vandalismo e identificó entre ellos a mafias del narcotráfico, una pandilla juvenil y a los seguidores del expresidente Rafael Correa, a quien acusa de la crisis que afronta su país.

Entre los desmanes ocurridos en esta jornada están incendios en la sede de la Contraloría y en las instalaciones de dos medios nacionales, de los que la Conaie se desvinculó completamente en un comunicado. EFE