Inusual aventura para 11 viajeros

Provenientes de distintas ciudades de Argentina, de paso por Cuenca estos días y atrapados por el paro, viajan por el país cuatro parejas, en cuatro furgonetas blancas, con tres mascotas caninas. Ellos, ellas y no solo los humanos tienen nombre y personalidad propia: lo cuentan en un momento de descanso, cerca de la Facultad de Medicina, frente al río Tomebamba:

151
Los viajeros, sus vehículos y mascotas se encuentran frente a la Escuela de Enfermería, cerca del hospital regional. XCA

Provenientes de distintas ciudades de Argentina, de paso por Cuenca estos días y atrapados por el paro, viajan por el país cuatro parejas, en cuatro furgonetas blancas, con tres mascotas caninas. Ellos, ellas y no solo los humanos tienen nombre y personalidad propia: lo cuentan en un momento de descanso, cerca de la Facultad de Medicina, frente al río Tomebamba:

Leandro, Agostina y “Pomelo”, su perro, en su vehículo; Fernando y Romina tripulan su carro “La Queen”, (en ingles, reina), el nombre de su “Kombi VW 86”; Germán y Valeria viajan con “Burak” a bordo de “La Pacha”; mientras Gonzalo y Lucía, bien acompañados por “Selva”, van por los caminos en “La Argenta”.

Decidirse a dejar sus trabajos, sus hogares, romper y viajar en una camioneta cruzando de país a país, de frontera a frontera, hasta el mar y de regreso, se ha convertido para muchos más que en una moda, en un estilo de vida.

Estas cuatro parejas son parte una comunidad antisistema que se revela, que rompe con el statu quo, que tiene atrapado al ser humano, sin disfrutar de su vida. Entonces, todo es cuestión de dar el primer paso, dejar todo, y partir. El camino, las habilidades de cada uno les enseñan que vendiendo o haciendo algunas cosas se puede vivir en paz, con lo necesario.

Un salvavidas e instructor de primeros auxilios, una terapista ocupacional, gastrónoma, hostelero, farmaceuta están entre las profesiones de los nómadas de carretera que están de visita, aunque quisieran se solucione el viaje para continuar su ruta.

Cerca del parque El Paraíso ofrecen al transeúnte los dulces típicos de su país, el alfajor, manillas, aretes, collares y otras artesanías. Ecuador tiene que ofrecer a los turistas, cautiva, especialmente porque en cuestión de horas se puede cruzar de la costa a la amazonía, pasando por la serranía. (AVB)-(I)