Resistencia legendaria

Martina Pérez

31

Todavía continuaban latentes las heridas en el imperio incaico, cuando aires de una equivoca pureza y una violenta conquista se avecinaban, sin embargo también surgían iconos de defensa, valor y rebeldía, guerreros como Rumiñahui, que mantenían viva la resistencia. La amenaza era firme y sedienta de oro, el panorama fatídico con la muerte del hijo del sol y una guerra inminente; solo quedaba luchar. Porque preferimos morir antes de vivir en injusticia. No nos descubrieron, no nos evangelizaron; nos sometieron, obligaron y robaron. Morimos, pero el espíritu sigue vivo y listo para luchar, no somos lo conquistados somos la resistencia ayer, hoy y siempre. La injusticia, la indiferencia, y el poder siempre trataran de imponerse ante los desventajados, pero depende de nosotros si nos convertimos en los que desafían o continuamos en la invisibilidad y en el silencio. Porque salir a las calles pacíficamente no es delincuencia es libertad, porque nacimos para luchar y defender la igualdad y porque somos rebeldes en las causas justas. Exigir derechos sin violencia no es un acto vandálico. Somos el pueblo y decidimos convertirnos en la resistencia. (O)