Masiva manifestación en el centro de Cuenca

237
Las manifestaciones subieron de tono durante la tarde de este lunes 7 de octubre de 2019.

Por Scarlet Pérez

A pesar de la lluvia y del cerco policial los gremios estudiantiles y colectivos urbanos se concentraron en el centro de Cuenca la tarde de este lunes 7 de octubre de 2019 para continuar manifestando  su  rechazo a las recientes medidas económicas anunciadas por el presidente Lenín Moreno y en particular a la retirada del subsidio a los combustibles.

Miembros de la Policía Nacional hicieron un despliegue por las calles Presidente Córdova, Hermano Miguel, Borrero y Sucre para impedir que los manifestantes lleguen al Parque Calderón, cercano a la Gobernación del Azuay.

En las calles del Centro Histórico los policías colocaron una gran cantidad de vallas para evitar el acceso de los manifestantes hacia el parque Calderón y hasta las inmediaciones de la Gobernación del Azuay.

Por la mañana las manifestaciones fueron tranquilas, dado que no hubo altercados entre los protestantes y los efectivos del orden. Sin embargo, a la tarde la atmósfera se fue tornando hostil con el pasar de los minutos.

Con el dispositivo de sonido de alarma de advertencia y el trucutú las fuerzas policiales replegaron la multitud concentrada en las inmediaciones del Centro Histórico mientras habitantes de la zona desde los balcones de  las casas pedían que cesaran las bombas lacrimógenas.

Cortinas de humo se formaron entre el viento a causa de las bombas lacrimógenas lanzadas por los gendarmes para dispersar a las personas que  participaban de las protestas. Esta situación causó reacción en los manifestantes y empezaron a lanzar piedras, palos y bombas con pintura.

Varios ciudadanos resultaron intoxicados por el humo del gas lacrimógeno. Los afectados fueron asistidos por manifestantes que les dieron de beber agua y les colocaron un poco de sal debajo de la lengua. Esta situación no impidió que sigan alzando su voz de protesta.

Estudiantes manifestaron masivamente su voluntad con cantos de protestas exigiendo que el Gobierno derogue las medidas, particularmente en lo que respecta al subsidio.

“…Qué viva  el Ecuador, qué viva la patria“, eran algunas de las consignas entretanto la Policía aguardaba con cierta paciencia detrás de las vallas de acero. Pero la paciencia se agotó en medio de la progresiva elevación del tono de los reclamos y los gendarmes dispararon bombas lacrimógenas en procura de disipar la turba.

Los protestantes señalaron que no descansarán hasta que la medida económica que implica el alza de los combustibles sea eliminada por parte del Gobierno. Indicaron que continuarán con las manifestaciones, ya que quitar el subsidio genera un incremento en todo: en la canasta básica, transporte, vestimenta, educación y otros aspectos, enfatizaron.