Las preguntas importantes

Andrés F. Ugalde Vázquez. @andresugaldev

186

Estimado lector, al momento de escribir estas líneas, las fuerzas del orden han comenzado ya a enfrentarse con las manifestaciones populares. Y por esto urge un análisis sereno del impacto que el ajuste económico tendrá en la calidad de vida del ciudadano. Y empezaremos por el comercio exterior. Aquí, la devolución de tributos y reducción de aranceles en tecnología siempre será una buena noticia. Sin embargo cabe preguntar ¿Cómo se va a financiar la brecha fiscal procedente la menor recaudación de aranceles? Y más importante ¿Cuáles serán los mecanismos para que estos beneficios se filtren, del sector exportador, al conjunto de la economía?
Por otro lado, están las medidas internas. Un juego de suma y resta en el que, por un lado, el Estado percibe ingresos adicionales por la eliminación del subsidio a los combustibles (1.500 millones aproximadamente) y la “contribución especial” de las grandes empresas (300 millones). Por otro lado, el Estado deberá comprometer recursos para financiar los mil millones ofrecidos al sector de construcción y ampliar la cobertura del bono a prácticamente la tercera parte de la población. Y si bien es cierto que el subsidio a los combustibles es una práctica económica perniciosa, también es verdad que el incremento de su precio afecta todos los precios de la canasta básica.
Además, y es importante decirlo, aún está fresco en la memoria el enorme sacrificio que el pueblo hizo tras el terremoto del 2016 (con un IVA del 14 %) y el atraco que vino a continuación, cuando unos pocos contratistas se festinaron el dinero que nunca llegó al pueblo manabita y esmeraldeño. Y no, no puede pasarnos nuevamente. Por eso será crucial el establecer mecanismos de control que garanticen que estos nuevos recursos se utilicen realmente en “seguridad, educación y salud”.
Y sí, el análisis puede (y debe) ser extenso. Sin embargo, el vandalismo no forma parte de la agenda ni contribuye a su solución. La protesta es un derecho. Los excesos no lo son. Recuerde, son ideas, no piedras, lo que debemos lanzar… (O)