“Leer a Kelver Ax es como escuchar un oráculo en Bluetooth”

355
El autor de las obras que conforman esta compilación falleció en el 2016 y dejó una obra de poesía y pintura.

La “Obra Reunida” de Kelver Ax está lista. Esta obra llega de la mano de Lucía Moscoso y para conocer sobre quien fue Kelver, su obra, su legado, entrevistamos a Cristóbal Zapata, quien hizo un acercamiento a lo que fue y es Kelver. “Hasta donde lo conocí y lo leí, Kelver fue un chico lojano, de origen popular, con una prodigiosa y muy particular sensibilidad plástica y poética”, dice.

¿Kelver poeta y artista, dos artes que se alimentaban recíprocamente?

Sin duda… Creo que en su poesía también integra ciertos procedimientos retóricos del surrealismo; ese puntillismo minucioso y neurótico de su pintura recuerda a su vez la arbitrarita tipografía de sus textos. Sus pinturas como sus poemas tienen una estructura excéntrica, volátil, son como visiones de un tejido urbano que se está haciendo y deshaciendo ante nuestros ojos. En su primer poemario, CU4D3RNO DE 4R3N4, hay dos líneas donde me parece que se fusionan el pintor y el poeta, mejor dicho, donde el poeta se ve mirar la ciudad que tenía a sus pies…

¿Cuándo se reúne la poesía de Kelver, el lector se enfrenta a una corriente de emociones, de pensamientos, de sentimientos?

Los poemas suelen ser fruto del azar, pero sobre todo de la necesidad. Hay un momento en que la necesidad encuentra un motivo y un canal de expresión idóneos para realizarse. Cuando los lectores experimentamos un impacto emocional o intelectual es porque antes el autor vivió estas experiencias y las transformó desplegando su personal tecnología poética.

¿“CU4D3RNO DE 4R3N4” y “Pop up”, son dos poemarios diferentes, que muestran las etapas, los momentos por los cuales el escritor atravesaba?

CU4D3RNO DE 4R3N4”, tal cual, con números y letras, pues Kelver nos invita a hacer una lectura fonética de la escritura, este es un recurso permanente en su poesía, como si desbordara el alfabeto, como si remedara todas las prácticas “telextuales” cotidianas (los chats y mensajes de Facebook, WhatsApp, etc.). En todo caso, creo que en “Pop up”, de 2014, Kelver afina o depura los dispositivos retóricos de su primer libro, CU4D3RNO DE 4R3N4”, de 2012. “Pop up” es indiscutible mente su cenit, su obra maestra.

¿Qué tiene la poesía de Kelver?

Cuando lo leemos tenemos la impresión de que habitamos una experiencia vital y verbal extrema, una aventura impredecible, sentimos que el poema nos está ocurriendo a nosotros, aunque se refiera a un tiempo remoto y a una situación ajena como la infancia del poeta en el campo lojano, tal es su poder de presentificación, de traer el pasado al presente.

¿De dónde salía todo eso que Kelver lo hizo poesía?

De su vida, de su complejo recorrido vital creo yo, y de sus lecturas, como ocurre con todo poeta. A la luz de sus referencias intertextuales y de su biblioteca personal que pude conocer, no hay duda que era un lector muy fino, vehemente y atento, particularmente de la poesía experimental, de las tendencias más recientes de la poesía latinoamericana y norteamericana.

¿Cuál era la visión del joven escritor en torno a la poesía ecuatoriana contemporánea?

No sé exactamente, pero leyó con entusiasmo a muchos de sus paisanos y contemporáneos, y tejió relaciones enriquecedoras con varios de ellos. Aunque, quizá, sus modelos poéticos haya que buscarlos en algunos poetas latinoamericanos, por ejemplo: Héctor Hernández Montecinos, Julio Inverso, Yaxkin Melchy, entre otros.

¿Esta obra reunida nos devuelve la voz del escritor?

Sin duda alguna, en tato reúne la totalidad de su poesía, y está acompañada de un conjunto de aproximaciones de poetas contemporáneos que lo han leído con agudeza y admiración, y que lo conocieron de cerca. Es una magnífica iniciativa y un gran esfuerzo de Lucía Moscoso.

¿La poesía le ha hecho inmortal?

Inmortalidad es una palabra demasiado grande, e incluso grandilocuente, de la que Kelver se hubiera reído. Diría mejor que tiene las cualidades para perdurar, para ser leída por mucho tiempo. Hoy por hoy es un poeta imprescindible, porque nos transmite con una gran eficacia artística el aroma turbio del presente, el estado moral y emocional que vivimos, pero cada generación reconfigura su canon, relee y relocaliza sus hitos… (BSG)-(I).