Las Leonas son las primeras campeonas de la Superliga

1890
Con un estadio “Alejandro Serrano Aguilar” completamente lleno, el Deportivo Cuenca femenino, dirigido por Wendy Villón, celebró anoche el triunfo con el que consiguió su primer campeonato al derrotar al equipo de Ñañas. PSR

“We are the champions, de Queen, fue el tema que retumbó en el estadio Alejandro Serrano Aguilar al finalizar el compromiso de la final de vuelta de la Superliga Femenina, ya que el Deportivo Cuenca venció 2-0 al Ñañas de la ciudad capital. Los goles de las Leonas fueron obra de Madelin Riera, quien contabilizó 44 dianas en este campeonato.
Las luces de los celulares se prendían en los graderíos para apoyar a las jugadoras cuencanas que poco a poco se acercaban para cumplir su sueño, pero el gol no llegó sino hasta el minuto 77, cuando Riera puso la primera del cotejo y solo 7 minutos después conectaba la segunda anotación para asegurar el resultado que les daba el campeonato.
La alegría se prendía en los graderíos, a los que llegaron más de 13 mil aficionados para apoyar al conjunto Colorado y ver a sus jugadoras coronarse campeonas. Las integrantes de la banca de emergentes se dirigían al público antes de la finalización del partido para que griten y apoyen a las titulares.
Una vez concluido el compromiso, todas las suplentes se abalanzaron a la cancha para abrazarse con sus amigas y compañeras, pues el sueño se convertía en realidad. La otra cara de la moneda se vio con el equipo rival, las integrantes de Ñañas quedaron desconsoladas, pero luego, haciendo un ruedo, agradecieron al Todopoderoso por llegar tan lejos en el torneo.
La algarabía se apoderaba de las jugadoras, quienes quisieron acercarse al público para agradecerle y dedicarle el título, de inmediato y a manera de “Vuelta Olímpica” iban recibiendo los vítores de la hinchada en todas las localidades.
En simultáneo se armaba el escenario para la premiación, la emoción hacía que Ericka Gracia sienta una baja de presión y sea atendida en un costado de la pista atlética. Los minutos pasaban y la tarima no se terminaba de armar, sin embargo, llegó el momento de entregar los galardones.
Ñañas recibía el trofeo y las medallas como las vicecampeón, igualmente fueron aplaudidas por el público que no quiso irse del recinto deportivo sin ver a sus campeonas levantar la copa; ellas subían a la tarima rápidamente, y entre el grito de los aficionados, el papel picado, los fuegos pirotécnicos, recibían el trofeo y las preseas ¡Las primeras campeonas de la historia de la Superliga Femenina son de Deportivo Cuenca! (PMV)-(D)