Docentes argentinos hacen su segunda huelga en un mes por reclamos salariales

385

Argentina afronta un nuevo paro nacional docente, el segundo desde comienzos de septiembre, convocado después de que dos maestras murieran en un accidente vial en la provincia de Chubut (sur), al volver de unas protestas por un conflicto salarial que ha generado una fuerte tensión.

En Buenos Aires, manifestantes entre los que se encontraban docentes y organizaciones sociales se solidarizaron con sus compañeros frente a la Casa de Chubut en la capital argentina.

El secretario adjunto de la convocante Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), Roberto Baradel, dijo en un comunicado que las muertes “podrían haberse evitado” y que es “inadmisible que el conflicto no se haya resuelto”.

Los docentes protestan por los retrasos en los pagos que sufren por parte del Gobierno provincial, y las protestas se han agravado en los últimos días cuando el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, anunciase su intención de aumentarse el sueldo.

El pasado 5 de septiembre los docentes argentinos convocaron a un paro nacional, después de que los profesores de esa provincia afirmaran haber sido agredidos por empleados petroleros durante una acción de protesta en la que cortaron una carretera importante para el tránsito de la actividad petrolífera.

Los docentes todavía no han cobrado el salario correspondiente a agosto, mientras que el de junio les fue abonado “el sábado pasado”. Mientras no reciban respuesta a su reclamo, los trabajadores continuarán con sus medidas de lucha.

Baradel, también secretario general de Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), dijo que el gobernador de Chubut es “responsable de pagar en tiempo y forma” y pidió al Gobierno del presidente Mauricio Macri que asista a “cualquier provincia que esté en una situación financiera como la de Chubut”.

Según él, “se está poniendo en juego la paz social”, después de los incidentes de las últimas semanas y las muertes de las maestras.

El miércoles, la Ctera decretó una jornada nacional de duelo en todo el país, después del accidente automovilístico, en el que resultaron heridas otras tres docentes.

Junto a las fallecidas, trabajaban en una escuela de la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia, lugar al que se dirigían tras participar en la movilización de Rawson, a 390 kilómetros.

Durante las últimas protestas, el secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (Atech), Santiago Goodman, realizó unas declaraciones a los medios que generaron polémica, cuando le preguntaron por la pérdida de clases de los alumnos.

“No se pierde el año, queden tranquilos que todos los estudiantes van a aprender a luchar, que es mucho más importante que saber la raíz cuadrada de un montón de cosas”, afirmó.

Por su parte, Arcioni, a quien los docentes critican que se quiere subir el sueldo un 100 %, se mostró dispuesto a sentarse a negociar para destrabar el largo conflicto salarial y afirmó que seguirá reclamando al Gobierno nacional de Mauricio Macri, del que es opositor, que “envíe los fondos prometidos para poder salir de esta crisis”.

Aunque no se refirió a la polémica presentación del proyecto de ley provincial, que incluye su aumento de sueldo, este martes, en otro acto de prensa, Arcioni destacó la “desigualdad de ingresos” entre el Ejecutivo y el resto de los poderes y gran parte de los empleados públicos. EFE