Alto vuelo

Aurelio Maldonado Aguilar

166

La patria es tierra, mar y viento. Los mafiosos de ayer con pegajosa canción “patria querida, patria sagrada” la manipularon por mar en buque de guerra y por tierra en tren militar y no contentos con esto fueron tras el espacio aéreo y compraron un jet lujoso para que el capo disponga de el, pues no era suficiente tener uno en hangares para usar como taxi. Es número descomunal de vuelos realizados en su gobierno, pues Contraloría demuestra más de 2.000 realizados por personajes del entorno presidencial y claro que existen registros y selfies de crápulas dándose vida de millonarios, risueños, con champán en mano, acompañados de familiares y parejas sentimentales como se vio a la ex vicepresidenta Vicuña, rolliza, risueña, con acompañante de sombrero vaquero, listos para contabilizar en tierra diezmos cobrados. Los pequeñitos viajes en helicóptero para vacacionar de nuevos dirigentes, no es nada importante aunque pueda ser peculado a fiscalizar, ante los desplazamientos de la trinca verde y mafiosa. Tenía razón alguien cuando dijo que voló el helicóptero porque “no tengo plata ni soy Correa” pues los datos del manejo abusivo de jets presidenciales y además otros de Tamé a la que quebraron y aeronaves de Petroecuador que usaron en viajes del todo raros y cuestionados, constituyen verdadero escándalo sin precedentes que debe ser investigado a fondo con preguntas claves que llevarán, si la Fiscalía se propone, a dilucidar una vorágine delictiva y robo sistematizado al país. Preguntemos: ¿Cuáles los motivos de estado para que el Máshi autorizará el despegue? ¿Cuál la carga y su peso? ¿Qué pasajeros viajaron y cuál su misión? ¿Porqué qué existen vuelos a paraísos fiscales y pequeños estados con los que no tenemos ninguna relación comercial o de otra índole? No resultará difícil, si se proponen lograr respuestas, pues los pilotos fueron militares obedientes siguiendo órdenes y bitácora que dirán verdades al no tener responsabilidad y no querer ser vinculados, pues ellos sabían para determinar plan de vuelo: destinos, como despegar y volar el aparato técnicamente, tipo y pesos de carga, personajes y viajeros, sus conductas y que visitaban en su final escala, cual su verdadero propósito, pues no es fácil esconder y manejar cargas, bultos, maletas, supuestamente llenos de lingotes, billetes, droga etc. Es hora de destrabar el robo sistematizado y monstruoso. (O)