Autoestima y resiliencia
 ayudan a prevenir suicidios

El suicidio se ha convertido, en la región, en la primera causa de muerte de las personas jóvenes, de entre 10 y 24 años, un problema de salud pública que debe preocupar a la sociedad, sostiene Fanny Carpio, sicióloga clínica, responsable de Salud Mental del Distrito de Salud Cuenca Sur.

495
Fanny Carpio, sicóloga

El suicidio se ha convertido, en la región, en la primera causa de muerte de las personas jóvenes, de entre 10 y 24 años, un problema de salud pública que debe preocupar a la sociedad, sostiene Fanny Carpio, sicióloga clínica, responsable de Salud Mental del Distrito de Salud Cuenca Sur.

Según explica, para la prevención del suicidio lo más importante es que en el ambiente familiar se ayude al niño y al adolescente a desarrollar su autoestima y la resiliencia, es decir, a su capacidad para enfrentar y solucionar problemas.

Cualquier miembro del grupo familiar debe estar atento a cambios de conducta, especialmente de los adolescentes y jóvenes; antesalas de ideas de intentos de autolesionarse o agredirse con depresión, el consumo de sustancias, o alcohol, igualmente hacerse cortes en el cuerpo, o dejar de hacer lo que le gustaba.

El suicidio es prevenible y hay actitudes que hagan pensar en conductas de riesgo. Una de ellas es que las personas se aíslen o expresen frases como “odio mi vida”, “me quiero morir”, “me voy a matar. No deben ser tomados como chistes sino como pedidos inconscientes de ayuda.

De acuerdo con la especialista, a los jóvenes se les debe preparar para la vida real y así puedan afrontar desde temprano situaciones negativas. (AVB)-(I)