Clínica de labio y paladar fisurado, con atención gratuita inauguró la U. Católica de Cuenca

El centro de atención para personas de escasos recursos empezará su labor el próximo lunes.

993
El rector de la Universidad Católica de Cuenca, Enrique Pozo (1Izquierda), y más autoridades, en la clínica.(PSR)


SOLIDARIDAD

Todavía no se han definido los horarios y planes de trabajo, pero la expectativa es grande en el público que aspira acceder a los servicios, sin costo, de la moderna Clínica Multidisciplinaria de Labio y Paladar Fisurado, de la Universidad Católica de Cuenca, que forma parte del Complejo Odontológico de la institución de educación superior.
La nueva infraestructura fue inaugurada ayer con un acto emotivo, en el que se destacó el aporte significativo del Club Rotario que aportó desde la parte internacional con 70.000 dólares, más una contraparte local de su filial Cuenca, de 10.000, básicamente para el equipamiento.
La consecución de la obra ha sido posible gracias a un convenio tripartito entre la Universidad Católica de Cuenca; el Club Rotario de Cuenca; y la Fundación Municipal de la Mujer y el Niño, de Cuenca.
El propósito es brindar atención a los sectores poblacionales de mayor riesgo, en áreas como cirugías para corrección de labio leporino y paladar hendido, en personas de tres a 18 años, con mal formaciones congénitas, secuelas y discapacidades, con especial apoyo a los pacientes de sectores vulnerables, prioritarios y de menos ingresos económicos.
Según Santiago Reinoso, director de la carrera de Odontología, la atención a los pacientes va más allá de las cirugías, es integral, en un sólo lugar, el serán evaluados por siete especialistas
en áreas de terapia de lenguaje, asistencia psicológica, ortodoncia, cirugía maxilofacial, odontopediatría, entre otras.

Karla Amoroso, representante de los estudiantes de Odontología, agradeció a las autoridades universitarias, y de las tres instituciones aliadas en este proyecto, por hacer realidad este sueño que a su vez genera oportunidades de engrandecer los conocimientos para sus representados.
María Macancela, madre de una niña beneficiarias agradeció a las autoridades por la gran labor solidaria a través de este proyecto.(AZD)-(I)


La Frase

“Me imagino a quienes sin tener recursos, van a ver sonreír a sus hijos y me digo, ésta es la universidad que cambio para bien”, Enrique Pozo.